Escucha esta nota aquí

Las precipitaciones pluviales devolvieron la esperanza a los habitantes de las zonas afectadas por el fuego, a los voluntarios que trabajan apagando las llamas y a las autoridades.

Este lunes, la Autoridad de Control y Fiscalización de Bosque y Tierra (ABT) informó que los focos de incendios bajaron, de 84 en todo el ámbito nacional, a 41, es decir que decrecieron en 50%.

En Santa Cruz, de acuerdo al informe de Cinthia Asin, secretaria departamental de Medio Ambiente, hubo una reducción considerable de incendios, que bajaron de 56 a 27.

“En Concepción actualmente hay cinco incendios y dos en San Ignacio, lo que es buena noticia porque eran 15 los incendios reportados la semana pasada, esto fue gracias a la lluvia y el trabajo de liquidación del fuego”, dijo.

El miércoles, la Gobernación de Santa Cruz también celebró que del cielo cayera la respuesta a la desesperación de las poblaciones amenazadas por las llamas. Luis Alberto Alpire, secretario departamental de Desarrollo Productivo, presentó un informe de las precipitaciones acumuladas entre el 18 y el 21 de octubre.

Reconoció la incidencia de las lluvias en los incendios. “Queremos que se refleje el beneficio de las lluvias, no solo en cuanto al fuego, sino también sobre el andamiaje del sector agropecuario”.

Según Alpire, en Puerto Suárez hubo precipitación de 23,31 mm; en Santiago de Chiquitos de 19,6; en Chujlla (Vallegrande) 17,01; en Alta Vista (Concepción) 12,8. En Cuevo 8,33 mm; en Saipina 6,6; en El Porvenir 4,15; en Santa Cruz de la Sierra 2,46; en San José de Chiquitos 1,9; en Postrervalle 1,64; y en Saavedra 1,07.

También llovió en el Norte Integrado, pero con poca intensidad, y en los valles cruceños. En Comarapa la precipitación fue de 16; en San Matías, de los más afectados, de 10; en Portachuelo 20.