Escucha esta nota aquí

Por: Jessica Vega Muñoz

Los incendios forestales no dan tregua y alcanzan una intensidad extrema al ser calificada de sexta generación, porque forman columnas de llama y humo de entre cinco y diez metros. Además, se extienden en líneas de fuego que superan los 15 kilómetros.

Este tipo de comportamiento en el avance del fuego, poco habitual, se registra en el área protegida de San Matías y también alcanzó al Valle de Tucabaca, del municipio de Roboré, donde los bomberos aguardan la llegada de maquinarias, porque la intensidad de las llamas hace difícil la tarea de forma manual.

El Gobierno prevé este miércoles una inspección aérea para determinar las acciones de mitigación en estas zonas.

La jefa de la Unidad de Bomberos Forestales de la Gobernación, Yovenka Rosado, indicó que este tipo de incendios no es habitual, pero desafortunadamente en lo que va del año ya se han reportado cuatro eventualidades: la primera en junio, en el incendio que consumió parte de la reserva del Área Natural de Manejo Integrado (ANMI) San Matías; luego, a principios de julio, en Candelaria; y ahora nuevamente se registran en San Matías y Roboré.

“Cuando hay líneas de fuego de 15 a 20 kilómetros con columnas de humo y llamas de más de 10 metros, se consideran incendios de sexta generación, con comportamiento extremo”, precisó Rosado.

Detalló que incluso expertos del Servicio Forestal estadounidense y de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (Usaid), indicaron que por lo general este tipo de incendios se da en la zona de los pinos en EEUU, pero hasta el momento no han atendido emergencias de esta magnitud.

En San Matías y Roboré las columnas de humo con llamas han sido vistas por los comunarios y los mismos bomberos que se encuentran combatiendo los incendios, haciendo aún más difícil la tarea de mitigación del fuego.

“Para combatir este tipo de incendios se tiene que tomar en cuenta la vegetación, el tipo de combustible, las condiciones climatológicas y las estrategias que se implementan, pero también hay que precautelar al personal, por lo que el trabajo se debe hacer con maquinarias debido al peligro que implica este tipo de incendios”, señaló la autoridad.

Los bomberos se enfrentan a situación adversas por los fuertes vientos. En San Matías esto obligó a cambiar la estrategia de combate, porque el cambio de dirección del viento hizo que el fuego rebasara la línea de defensa en menos de dos horas.

Trabajo

Durante largas horas los bomberos soportan altas temperaturas, caminan más de cinco kilómetros monte adentro con el equipo de protección que tienen y las herramientas con las que enfrentan a las llamas. Sus equipos están tan deteriorados que necesitan ser renovados.

El director de la Unidad de Gestión de Riesgo del municipio de Roboré, Luis Fernando Mendoza, indicó que tienen instalado su Comando de Incidente en la comunidad El Naranjo (a 70 kilómetros de Roboré), lugar donde el fuego está siendo controlado por todo el equipo que comienza sus tareas a tempranas y se dividen por grupos para combatir distintos frentes.

Sus esfuerzos no han sido suficientes para evitar que el fuego penetre el área protegida del Valle Tucabaca, donde hasta las primeras horas de este martes el incendio se había extendido a tres kilómetros en línea recta y a seis de ‘profundidad’.

“Es una ardua labor y necesitamos apoyo para contar con todo el equipo de protección personal. La Gobernación nos ha dotado de indumentaria y de herramientas porque no teníamos nada y el presupuesto de la Alcaldía ya se está agotando”, manifestó Mendoza, que también indicó que en los tres meses de gestión, han hecho todas las diligencias para adquirir herramientas e insumos.

Sin embargo, los recursos no les alcanza, por lo que a principios de este mes declararon la alerta roja por los incendios y no descartan agilizar los trámites legales para la declaratoria de desastre por incendios forestales.

“Desde junio hemos estado en emergencia por los incendios y si la cosa sigue así, el fuego nos va a ganar”, alertó.

Uno de los guardaparques de Tucabaca, dependiente de la Gobernación, Leonil Ábrego, indicó que el trabajo que realizan es manual, mientras esperan la llegada de las maquinarias, porque la retroexcavadora con la que estaban trabajando se arruinó.

“Seguimos en el combate del incendio, estamos haciendo una línea de defensa delante del fuego para tratar de contraatacarlo”, explicó el guardaparque.

San Matías declara desastre

Los incendios en este municipio también se encuentran incontrolables, por lo que la Alcaldía declaró desastre por incendios y sequía que persisten en el ANMI San Matías.

El alcalde de San Matías, Carlos Velarde Villarroel, indicó que se agotaron todos los esfuerzos de diferentes instituciones y por la magnitud de los incendios fueron rebasados, tanto en la capacidad de personal, en la parte logística y en la económica.

“Hace un mes venimos luchando con los incendios forestales que afectan nuestra área protegida del ANMI San Matías, hoy estamos superando las 25 mil hectáreas afectadas de nuestro pantanal”, cuantificó el burgomaestre.

El alcalde hizo un llamado a las autoridades departamentales y nacionales para que envíen ayuda a las comunidades de la provincia Ángel Sandoval.

Por su parte, la jefa de la Unidad de Bomberos de la Gobernación indicó que en el incendio de San Matías hay unas 50 personas trabajando en la mitigación de las llamas.

“Hay que tener mucho cuidado con el personal por todo el riesgo que implica este tipo de incendios de sexta generación”, dijo.

Gobierno

El viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, indicó que este miércoles se trasladarán a San Matías para coadyuvar con toda la logística que cuentan las Fuerzas Armadas, incluyendo la intervención por vía aérea.

“El incendio en San Matías está en el área protegida, pero haremos la intervención aérea para que podamos resolver este problema”, declaró.

La autoridad aprovechó para pedir a la población que coadyuve con información para identificar a los responsables de estos incendios para identificar el origen del fuego que se extiende en el pantanal boliviano.

Con respecto al incendio de Roboré, Calvimontes aseguró que ya había sido controlado, aunque quedaron varios focos de calor activos donde los bomberos continúan trabajando para enfriar la zona.

Además, respecto al incendio en Viru Viru, informó que se afectaron aproximadamente dos mil hectáreas y el caso está en investigación. Adelantó que ya identificaron dos predios privados donde aparentemente se iniciaron los incendios de pastizales.

En la capital cruceña

El Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra creó el Comité de Emergencia Municipal contra Incendios y Atención de Desastres y entre sus principales funciones está realizar un diagnóstico que permita planificar estrategias contra estas eventualidades.

El alcalde Jhonny Fernández explicó que se destinará recursos económicos para atender los incendios, inundaciones y otras emergencias que se registren en el municipio. Añadió que lo primero que se hará es equipar a las unidades de emergencia, para que puedan combatir de manera segura cualquier suceso.

“Hay que reparar el parque automotor de los bomberos, porque hay muchos vehículos que ya cumplieron su ciclo y vienen del año 70 y 80, es decir, que ya son cacharros. La primera acción que realizaremos es destinar recursos para reparar los carros de bomberos, ambulancias y además comprar los equipos necesarios para el personal”, acotó.

Fernández indicó que se comprara un carro bombero para la Policía y otro para el municipio.

Comentarios