Escucha esta nota aquí


Se disparan las estadísticas de las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA), justo cuando las temperaturas descienden. Y es cuando se retoman las típicas frases de la temporada de los padres, “ponete chompa, te vas a resfriar”.

Según la casuística del Servicio Departamental de Salud de Santa Cruz, en los meses de junio y julio es cuando aumentan los casos de IRA, pero especialmente en niños y los adultos mayores.

La explicación médica en las personas de la tercera edad es que tienen un sistema inmunológico más debilitado por el desgaste de los años. Lo extraño es en el caso de los más pequeños, que apenas comienzan a vivir.

El infectólogo Carlos Paz dice que el sistema inmunológico de los infantes recién tiene sus primeros encuentros con los agentes virales, y de ahí la importancia de la lactancia materna.

“Protege de estas infecciones en los primeros meses de vida, pero los niños que no están mamando tampoco están protegidos con estos anticuerpos”, agrega.

NO SIEMPRE ES EL FRÍO

Paz dice que hay una creencia generalizada de que las infecciones respiratorias virales agudas son el resultado de un ‘enfriamiento’, y que su aparición, en forma de resfriado común o gripe, se asocia a menudo con enfriamiento agudo de la superficie corporal, especialmente como resultado de la ropa o el cabello mojados.

“Sin embargo, Paz explica que los experimentos con la inoculación del virus del resfriado común en la nariz, y los períodos de exposición al frío, no han demostrado efecto alguno de esta exposición al frío en la susceptibilidad a la infección por los virus del resfriado común. “La creencia de que el enfriamiento agudo de la superficie corporal, de alguna manera precipita un resfriado común, es tan generalizado y de larga data, que es difícil rechazar por completo esta idea, sin un buen fundamento.

La opinión científica actual descarta cualquier relación causa efecto entre el enfriamiento agudo de la superficie corporal y el resfriado común”.

VERDADEROS ‘CULPABLES’

Un estudio realizado en más de dos mil pacientes internados en el hospital por infección de las vías aéreas, mostró la existencia de un porcentaje grande de Virus Sincicial Respiratorio (VSR) en menores de dos años.

Es un virus muy común que ocasiona síntomas leves, similares a los del resfriado, en los adultos y en los niños mayores, pero puede darse en todas las edades. Suele ser más serio en los bebés, especialmente en aquellos que están en ciertos grupos de alto riesgo.

El virus se disemina a través de diminutas gotitas que van al aire cuando una persona enferma se suena la nariz, tose o estornuda. Puede vivir durante media hora o más en las manos, hasta cinco horas en los mostradores, o varias horas en los pañuelos usados.

Los brotes de las infecciones por el VSR casi siempre comienzan en el otoño y van hasta la primavera.

No es la ‘frialdad’ la que causa las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA’s), pero según Paz, sí son virus estacionales, sobre todo cuando el aire está más seco, disminuye la humedad, las temperaturas bajan y generan vasoconstricción en las vías aéreas superiores, aumentando la secreción de las mucosas. “Es súper contagioso, causa bronquiolitis o inflamación de los bronquiolos, que es la parte más pequeña), es una neumonía que se trata como el coronavirus”, dice Paz.

Comentarios