.

El Deber logo
23 de junio de 2024, 4:00 AM
23 de junio de 2024, 4:00 AM

Mauricio Manzoni

Propuesta Simbiótica: La Ciudad de los Anillos en armonía con la Naturaleza
De la Ciudad radio concéntrica a un Eje lineal organizador de la Metrópolis...
Articulación Territorial: Mancha Urbana; Río Piraí; Corredor Ecológico...

De más está decir lo mucho que se ha hablado y lo poco que se ha hecho para lograr la armonía entre la ciudad y su entorno natural, particularmente el río Piraí. El río siempre estuvo ahí, pero tal vez, sólo fue considerado como un patio trasero en lugar de apreciarlo como el frente de “una ciudad que busca su espacio” *.
Desde los anales de su fundación la ciudad de Santa Cruz fue diseñada con la típica retícula colonial latinoamericana en cuadrícula, pero el río Piraí nunca estuvo dentro de las consideraciones de planificación, ni siquiera con el devenir de la modernidad, cuando llega el concepto de ciudad jardín, lejos estuvo la idea de incorporar el río, todo lo contrario, se propuso encerrar la cuadrícula inicial en una secuencia de anillos concéntricos organizados por ejes radiales distribuyendo diversas zonas de uso dentro del novedoso plan urbano. Hasta llegar a la contemporaneidad, donde la explosión demográfica y los intereses inmobiliarios transformaron radicalmente la mancha urbana en un desordenado y fragmentado crecimiento con una expansión territorial en “estrella” dando origen al área Metropolitana, donde el río siguió marginado en la toma de decisiones de planificación, a tal punto, de considerarlo un obstáculo para el “progreso urbano”.
Tuvo que llegar la catástrofe natural en 1983 con la crecida que provocó efectos devastadores llevándose todo por delante: barrios, viviendas y vidas humanas, para que se comience a tomar en serio al río Piraí, llegando a enunciar la prohibición de asentamientos humanos y ejecución de cualquier tipo de construcción, declarando zonas negras y áreas inundables a la ribera del río, lo que dio origen a las obras de defensivos que se realizaron en los años subsiguientes.
Posteriormente el nuevo Código de Urbanismo y Obras, puesto en vigencia en 1992, ratifica en gran medida las modificaciones que se hicieron al reglamento de zonificación. Luego el Plan Director Ampliado II (1994), que se convierte en el Plan Director (1995), tuvo sus limitaciones sobre el efecto del crecimiento de la mancha urbana y sobre otros aspectos como la definición de las áreas especificas: ecológica, recreativa y paisajística, de seguridad y restricción sujetas a la erosión del río Piraí.
En los años 90 la dinámica de la ciudad se vio impactada por un estallido inmobiliario que modificó drásticamente la estructura urbana, donde el borde natural del cordón ecológico quedó en riesgo. Puntualmente en el año 97 surgió la necesidad de elaborar un Plan de Ordenamiento de las Colinas del Urubó, tratando de anticipar lo que se vendría sobre las riberas a ambos lados del río, dada la inminente construcción del primer puente promoviendo una de la primeras urbanizaciones privadas sobre la ribera del Municipio de Porongo, validando otros emprendimientos inmobiliarios, y a partir de aquí, la situación se volvió impredecible, abriendo la puerta a la expansión de la ciudad hacia el oeste. Dada las precipitadas medidas que se fueron desarrollando, es que en octubre de 2001, el Colegio de Arquitectos en forma conjunta con el Gobierno Municipal de Santa Cruz, convocó al Concurso Nacional de Ideas para la Costanera del Río Piraí, resultando ganador del Primer Premio un equipo conformado de arquitectos y especialistas.
A continuación en el año 2005, se aprueba el PLOT Plan de Ordenamiento Urbano Territorial, donde se contemplaron los componentes del Sistema Ambiental Urbano y las recomendaciones para la llanura de inundación, considerando que sólo se habilitará para usos deportivos, recreativos y de esparcimiento, donde además, quedó incorporada la necesidad de elaborar un Plan Maestro como tema específico, por lo que inmediatamente se incorporó en el Plan Operativo Anual Municipal (POA 2006), a través de la Dirección de Planificación Territorial de la Oficialía Mayor de Planificación, el presupuesto para impulsar la Primera Convocatoria Pública Nacional 189/2006 para desarrollar un Plan Maestro y Perfiles de Proyectos Específicos que revitalicen el área en cuestión.
En definitiva, tuvieron que pasar muchos años, para que comencemos a DARLE LA CARA AL RÍO, mediante la elaboración consensuada de una herramienta factible de ser implementada en etapas (corto, mediano y largo plazo), enfocada básicamente en una propuesta simbiótica, donde la Ciudad de los Anillos pueda convivir en armonía con la Naturaleza. Para ello, fue necesario enfatizar que las ciudades del futuro deben construirse en simbiosis con la naturaleza. Una ciudad simbiótica está integrada en la naturaleza, ofreciendo espacios naturales en beneficio de la biodiversidad y la salud de sus habitantes. Así, el Corredor Ecológico PEM Piraí, se convierte en un eje lineal estructurador del Área Metropolitana, contribuyendo a la reducción de la pérdida de diversidad biológica, creando conectividad entre las diferentes áreas naturales de alto valor ambiental, contrarrestando la fragmentación en estos hábitats y generando un nexo salubre con la ciudad delimitando su expansión urbana. Favoreciendo además la provisión de servicios ambientales esenciales de los ecosistemas en beneficio de un desarrollo urbano sustentable, regenerativo y saludable para el bienestar ambiental.
En próximos artículos se desarrollarán los componentes del Plan Maestro Parque Ecológico Metropolitano, elaborado por el mismo equipo ganador del Concurso del 2001, que el 21 de junio 2007 fue presentado oficialmente al Alcalde de Santa Cruz, oficiales mayores, secretarios y asesores.

Tags