Escucha esta nota aquí

Recientemente conversando en familia, recordé el eslogan que portaba Windows 95 de Microsoft.

Entonces, en ese momento, busqué por Internet aquella frase publicitaria en formato de archivo de imagen, compartí y expliqué al respecto, pues atrajeron a mi memoria, gratos recuerdos de aquella época y de la enseñanza que trajo consigo dado que dichas palabras motivan a visualizar, asumir y conseguir retos a largo plazo.

El eslogan nos invita a tomar cada día como un punto de partida (revisa “hoy” donde estás con relación a tus metas); y, luego, nos hace entender que las metas que podemos alcanzarlas en corto plazo pueden llevar a las que “queremos” lograr en el largo plazo. Adviertan, que nos dice hasta donde “quieres” llegar hoy, no indica hasta donde “puedes” llegar. He ahí la gran diferencia, en proyección y tiempo.

Es un importante eslogan, que conlleva visión, no conformismo ni cortoplacismo, por ende, amerita no solo recordarlo (para quienes tuvimos la oportunidad de conocerlo y constituyó un momento histórico en nuestras vidas) sino darle una mayor vigencia en la vida de las actuales y futuras generaciones bajo una perspectiva de hacerse cargo de los desafíos, con optimismo, valentía, esfuerzo, objetividad y formación cimentados con firmeza en principios y valores que respondan a la pregunta intemporal: ¿Hasta dónde quieres llegar hoy?. ¿Where do you want to go today?

Comentarios