Escucha esta nota aquí

Manifestantes y policías se enfrentaron anoche cerca de la sede presidencial de Ecuador, en Quito, en el marco de una protesta liderada por indígenas contra la política económica del Gobierno, constató la AFP.

Decenas de personas que participaban en la marcha atacaron con piedras a los uniformados, que respondieron con bombas de gas lacrimógeno. Los incidentes estallaron a pocas cuadras del Palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo, que está fuertemente resguardado por policías y militares.

Organizaciones sociales, indígenas, gremios de trabajadores y sindicatos de Ecuador iniciaron en las primeras horas de ayer una nueva jornada de protestas contra las políticas económicas del presidente Guillermo Lasso.

Las manifestaciones fueron convocadas por el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), el Frente Popular (FP) y la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie).

De acuerdo con las organizaciones convocantes, la jornada de protestas es en demanda de políticas económicas y sociales justas tanto para trabajadores como sectores de menos ingresos.

Entre los reclamos se encuentran congelar el precio de los combustibles y el apoyo al proyecto de Código Laboral recientemente presentado ante el Legislativo por el FUT y rechazan la propuesta de Ley de Creación de Oportunidades.

Detenidos

El ministro de Defensa, Luis Hernández, explicó que la cifra de detenidos por obstaculizar las vías ascendió a 37. Hasta antes del mediodía esa cifra alcanzaba los 18 presos.

Además, Hernández mencionó que cinco policías y un caballo resultaron heridos. Asimismo, dijo que dos miembros de la Fuerzas Armadas fueron retenidos porque se detectó que, vestidos de civil, estaban haciendo labores logísticas “para dar alimentación a las personas que estaban realizando el control de las carreteras en ese sector, específicamente en Atahualpa”.

Durante la tarde, en la provincia de Cotopaxi, tres personas resultaron heridas, tras un enfrentamiento entre la Policía y manifestantes para despejar la avenida Panamericana. Fredy Jiménez, jefe de la Policía de Salcedo, dijo que entre los heridos también hubo agentes policiales.

El detonante de estas marchas a nivel nacional fue el alza de hasta 12% en el precio del combustible, con lo que el galón americano de diésel pasó de 1,69 a 1,90 dólares y el de gasolina corriente, de 2,50 a 2,55 dólares.

Comentarios