Escucha esta nota aquí

El estudio 'Contrabando, estado actual, análisis y propuestas para el sector de alimentos y bebidas', realizado por el Centro Boliviano de Economía (Cebec), que depende de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), concluye que el sistema tributario favorece a la informalidad y contrabando, variables que impactan negativamente en la economía nacional y frenan la iniciativa privada y la generación de empleos seguros.

Según el documento, se simularon los incentivos que enfrenta un comerciante minorista de la cadena de alimentos. Este eslabón se caracteriza por una alta rotación en venta de productos y bajos márgenes. La simulación se efectuó bajo tres escenarios.

El primero refleja la situación actual en la que el comerciante opera en el Régimen Simplificado. El segundo, que actúa bajo el Régimen General y un tercer escenario (hipotético) que se desenvuelve bajo un Régimen General modificado con un Impuesto a las Transacciones (IT) reducido a su mínima expresión. 

Los resultados sugieren que, en términos comparativos, la rentabilidad promedio del negocio de abarrotes actual se reduce un 90% bajo las obligaciones tributarias del Régimen General y tan solo en 10% bajo un Régimen General ajustado por el IT.

A juzgar por Cainco, la investigación permite concluir que este impuesto genera incentivos perversos en la formalización en negocios de alta rotación y bajos márgenes característicos en la actividad informal, toda vez que reduce las ganancias del comercio de manera significativa.

Con relación a la informalidad, el Cebec identificó una base imponible potencial escondida en el mercado informal de aproximadamente $us 2.200 millones, solo en el sector de la micro y pequeña empresa. 

Aduce que la informalidad constituye una competencia desleal a la producción nacional y a la empresa formal, que sintió un impacto importante en las ventas en el primer trimestre de la presente gestión. 

Empresas asociadas a Cainco reportan una caída en ventas, que dependiendo del sector va del 30% al 40% en caso de la molinería; un 40% en promedio, para el caso de lácteos y en torno al 12% para productores e importadores de otros alimentos.

Correlación de incentivos

El experto tributario Jorge Zogbi considera que gravámenes con tasas muy elevadas hacen rentable al contrabando. Deja entrever que la escasa institucionalidad del ente recaudador es un factor que también contribuye y repara en que le falta priorizar.

Zogbi anota que el mercado se rige por el factor precio y competir con el contrabando es casi imposible. “El tráfico ilegal de mercancías canalizado por el sector informal en el tiempo se apodera de la mayor parte del mercado empujando al emprendedor y productor nacional a la bancarrota”, dijo.

Desde la visión del especialista en derecho tributario Pablo Ordóñez, en la vinculación entre el régimen tributario y el contrabando existe una correlación de incentivos, es decir, mientras más alto el tratamiento tributario para la importación de mercancías, más alto el incentivo para la comisión del ilícito

“Mientras más suben los impuestos a la importación (sin que en paralelo se generen condiciones para el control), mayores son los incentivos para la introducción ilegal de mercancías porque el eventual premio puede llegar a ser mayor que el eventual castigo”, puntualizó Ordóñez.

Deduce que lo mismo pasa, por ejemplo, con el tema de la burocracia administrativa, mientras más alto el nivel de papeleo para la importación de mercancías, mayores los incentivos para sortearla a través del contrabando.

Competencia desleal

En opinión del presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic, el régimen tributario no alienta al contrabando, son los contrabandistas que evaden las normas y disposiciones tributarias y, en consecuencia, no pagan impuestos afectando a las empresas formales y al Estado.

En este contexto de evasión de obligaciones fiscales, a juzgar por Blazicevic, se presenta un sistema desigual o desleal entre formales e informales (contrabandistas) que desindustrializa Bolivia. “Las empresas formales deben cumplir obligaciones laborales, sociales, tributarias de salud y otras que generan costos de transacción que el contrabando y la informalidad no cumplen”, anotó.

La CNI plantea la lucha frontal al tráfico ilegal de mercancías a través de medidas de interdicción en las fronteras, municipalización del contrabando en el mercado interno, el incentivo del compro boliviano por entidades públicas y privadas, entre otras medidas.

Recaudación, en alza

El Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), según el presidente Mario Cazón, logró un cumplimiento del 103,6% en la recaudación del primer trimestre de 2021, con respecto a la meta fijada en el convenio con el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas. 

Anotó que el 96% de la recaudación tributaria hasta marzo de la presente gestión viene del pago voluntario de los contribuyentes y atribuyó este grado de cumplimiento al crecimiento de la cultura tributaria.


Comentarios