Escucha esta nota aquí

Emma Mojica es otro ejemplo de perseverancia y actitud positiva. Con 79 años concluyó seis carreras, la mayoría en universidades estatales de Bolivia, aunque también obtuvo una beca para estudiar una en el exterior.

Tras salir bachiller ingresó a la normal Enrique Finot, luego hizo su traspaso a La Paz hasta que finalmente se graduó de maestra. Esta carrera la ejercició muy poco, pues a los meses obtuvo una beca para estudiar Sociología en Colombia.

Después de retornar a Bolivia y ejercer su profesión como consultora, a sus 41 años, decide volver a las aulas y estudió Economía en La Paz.

Luego de un tiempo volvió a Santa Cruz. A sus 60 años decidió entrar a estudiar Derecho. Se inscribió a la Prueba de Suficiencia Académica (PSA) de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm) y al poco tiempo comenzó a estudiar lo que sería su primera carrera en esta casa superior. Actualmente, tiene dos títulos más en esta estatal (Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales). En todas se graduó por excelencia, se detalla en sus certificados de estudio.

Su empeño fue tal que incluso se inscribió a cursos de verano y estudió dos de estas carreras de forma paralela. A lo largo de su vida, ejerció la mayoría de sus carreras en consultorías y otros trabajos. La única excepción fue la de normalista, pues solo trabajó algunos meses como maestra. Actualmente ejerce como abogada.

Su esposo Fanor Camacho fue su apoyo cuando se sentía desanimada, pues las críticas no faltaron. La cuestionaban por seguir estudiando cuando tenía más de 60 años. Escuchó comentarios como: “Seguro solo viene para obtener 51 puntos y que en su epitafio diga, ‘Emma estudió varias carreras’”.

A esto ella solo respondía: “Yo no vengo ni por un 51 ni por un 100. Yo vengo a aprender”.

Los años pasaron, pero sus ganas de aprender siguen, proyecta estudiar una maestría.

Uno de sus docentes, Marco Sánchez, resalta que Mojica era una estudiante más, pues pese a su avanzada edad no necesitó un trato especial.

Mojica nació en Vallegrande y su historia de esfuerzo académico comenzó incluso antes de la escuela, pues sus padres le enseñaron a leer y escribir y cuando ingresó a la educación formal, por su notable avance, la saltaron dos cursos.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) estableció que “el consenso que está surgiendo a nivel mundial es que, a pesar de algunos progresos, el cambio real ha sido desesperadamente lento para la mayoría de las mujeres y niñas en el mundo pues ningún país puede pretender que ha alcanzado la igualdad de género”.

Comentarios