Escucha esta nota aquí

La población de Lauca Ñ, en el Trópico de Cochabamba, se ha convertido en el centro de operaciones del expresidente Evo Morales. Allí se realizará el congreso orgánico del MAS, previsto para el 4 de agosto, y a ese poblado fueron llamados los ministros de Gobierno y de Desarrollo Rural, Eduardo del Castillo y Remmy Gonzales para tratar la problemática de la producción de coca en esa zona.

“Hemos decidido que vamos a invitar, vamos a pedir una reunión al ministro de Gobierno y sus colaboradores y al Ministro de Desarrollo Rural para tocar el tema de la coca. Será una reunión muy importante. Haremos conocer distintos temas que tienen que ver con las reivindicaciones sociales del Trópico de Cochabamba”, dijo ayer el expresidente Evo Morales y líder del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) en un mensaje que fue emitido por radio la Kawsachun Coca.

La fecha de la visita ministerial al Trópico de Cochabamba no fue fijada, pero el exmandatario anticipó que se desarrollará “frente a tantas acusaciones que vienen de la derecha y del imperio norteamericana”, referidas a este tema.

El presidente Luis Arce participó el 1 de abril del inicio de la erradicación en coca ilegal en el Trópico de Cochabamba. Ese día prometió erradicar 9.000 hectáreas y reveló que entre 2019 y 2020 la cantidad de sembradíos subió de 25.000 a 30.000 hectáreas. El dato, que fue corroborado por Naciones Unidas, será confirmado este mes cuando se presente el informe sobre el monitoreo de esas plantaciones.

En todo caso, el llamado de Morales a los ministros se produjo un día después de que revelara que, en el marco de su estrategia electoral de 2020, influyó en otros poderes del Estado para hace cambios en la justicia o ajustar la fecha de los comicios, que finalmente se realizaron en noviembre con la victoria de su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS), con más del 50% de los sufragios. Morales señaló que hay información sobre la intención que pudo tener la expresidenta Jeanine Áñez de postergar los comicios. “En la última etapa, (el Gobierno de Jeanine Áñez) ya tenían todo preparado para dejar la presidencia a la Corte Suprema de Justicia. Otro día comentaré que en una semana hemos cambiado a la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia”, afirmó el exmandatario, el domingo, en su programa semanal de radio.

El diputado Carlos Alarcón señaló que las declaraciones de Morales confirman que “varias instituciones del Estado se pusieron al servicio de un expresidente”, un hecho que refleja “una peligrosa erosión de la democracia porque las instituciones estaban y están a los pies de Evo Morales”.

Estrategia

Las coordinaciones se produjeron desde Argentina, donde Evo Morales estuvo refugiado entre diciembre de 2019 y noviembre del pasado año. Antes, estuvo en México, la nación que lo acogió tras su renuncia en medio de la crisis política que estalló tras las fallidas elecciones de ese año.

Por efecto de la pandemia de coronavirus, el TSE postergó las elecciones del 3 de mayo. El MAS, que promovió una protesta con bloqueos de caminos, exigió celebrar los comicios el 2 de agosto. Finalmente, la jornada electoral se desarrolló en noviembre de 2020.

“He sido partícipe para postergar, porque finalmente el Tribunal Supremo Electoral se comunicó conmigo mediante algunos compañeros para postergar, yo calculé qué era mejor, porque el gobierno de facto con la pandemia se estaba hundiendo”, afirmó el exmandatario, quien señaló que unas elecciones de mayo pudieron haber derivado en una segunda vuelta.

“No hubo una conversación con Evo Morales, se conversó con los candidatos de cada una de las organizaciones o con los representantes de esas candidaturas”, aclaró el 10 de junio de 2020 Salvador Romero, cuando era presidente del TSE, luego que Morales sugiriera haber “flexibilizado” la fecha de los comicios nacionales.

Desde su refugio en Argentina, Morales también acusó al gobierno de la expresidenta Jeanine Áñez de protagonizar “un golpe de Estado”. En marzo de este año se activó una acción legal contra la exmandataria y todo el gobierno transitorio por esta causa.

Ayer, la expresidenta del Senado Adriana Salvatierra se presentó a la Fiscalía para declarar de manera voluntaria, pues no está en la lista de los investigados. “Este golpe se materializó en un simulacro de sesión de la Asamblea Legislativa en el que Áñez se posesiona ilegalmente como presidenta sin cumplir los procedimientos constitucionales”, dijo Salvatierra.

Comentarios