31 de diciembre de 2021, 4:00 AM
31 de diciembre de 2021, 4:00 AM

En el momento más crítico de la pandemia, considerando los números de contagios como los más altos de estos dos años, el jefe del MAS, Evo Morales, reunió a cientos de personas sin barbijo en un coliseo en Villa Tunari, mientras en las ciudades las autoridades declaran ley seca, suspenden festejos de año nuevo y prohíben espectáculos públicos que tendrían menos del 10 por ciento de asistentes en comparación con la reunión del Movimiento Al Socialismo.

Incluso el propio Gobierno del MAS declaró la noche del miércoles la emergencia sanitaria en el país por el preocupante incremento de casos de coronavirus en todo el territorio nacional, pero Evo Morales, indiferente a esas preocupaciones, celebró la masiva reunión de los cocaleros de las seis federaciones del trópico de Cochabamba.

En las imágenes se puede observar la aglomeración azul, sin ningún tipo de medidas de bioseguridad, sin distancia social ni barbijos. Pudo más la “urgencia” de una evaluación político-partidaria de la organización gobernante que la necesidad de cuidar la salud de los propios asistentes y del resto de la población, porque el contagio será primero entre ellos y después se extenderá a otros del lugar y más tarde a otras regiones.

Allí, en medio de la militancia cocalera, Morales se refirió a las investigaciones del caso de presuntos ítems fantasmas en la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra y dijo que no se trata solo de un caso de corrupción, sino de un problema con la institucionalidad cruceña “manejada por algunos políticos oligárquicos que 20, 30, 40 años se han enriquecido”.

Morales afirmó que la derecha está “pedazo a pedazo en Santa Cruz”, y que están destrozándose en la Alcaldía, la Gobernación e incluso ahora en la Universidad Gabriel René Moreno, y que, si eso ocurre en esas instituciones, lo que estaría ocurriendo en las cooperativas de servicio, CRE, Cotas y Saguapac, sería aún peor.

Reveló que en una reunión con la COB y el Pacto de Unidad él planteó que este es el mejor momento para estatizar la CRE, Cotas y Saguapac en Santa Cruz. “Eso sería una profunda transformación, como nacionalizar”. Morales dijo en un par de ocasiones que con esos planteamientos él salva su responsabilidad, lo que podría interpretarse como la expresión de quien da una orden a los que tienen el poder en los hechos para ejecutar una medida de esa naturaleza.

Si bien no es la primera vez que Morales pone su mirada en las cooperativas cruceñas, en este caso parece aprovechar la crisis del escándalo de los ítems fantasmas, que se encuentra en etapa de investigación, para poner la mirada en las tres instituciones emblemáticas del desarrollo cruceño.

Como se conoce, las expresiones que suele tener Morales en reuniones políticas como las del jueves, se convierten en decisiones de gobierno, porque finalmente él es el jefe del partido y todos los demás, incluido el presidente Luis Arce, están bajo su mando.

El hombre, que dedica las 24 horas del día a hacer política, celebró que después de la marcha que realizaron partidarios del MAS a La Paz, apareció el caso de los ítems fantasmas, con lo cual ellos, dijo, están terminando “bien” el año.

Y para cerrar, dejó una “recomendación pública” al presidente Arce para que cambie ministros, porque según él hay quienes cuidan su imagen, quienes cuidan su cargo y quienes se declaran técnicos, cuando lo que el jefe del partido quiere es políticos que defiendan a Arce. Lo dijo Morales, habló el jefe. Por tanto, en los próximos días habrá crisis de gabinete. Y probablemente también intentarán una estatización de las tres cooperativas cruceñas.

Tags