Escucha esta nota aquí

Evo Morales pisará suelo boliviano luego de un año. El expresidente regresó al país junto a Álvaro García Linera y se alista para realizar diversas tareas, tanto en lo político como en lo personal. 

Morales iniciará de inmediato el trabajo para las elecciones subnacionales y tiene una apuesta a corto plazo: posicionarse a nivel internacional para reinaugurar la Unión Suramericana de Naciones (Unasur). El presidente Luis Arce no tiene en su agenda ir a la bienvenida de Evo.

Morales aterrizó el domingo en Jujuy junto a García y el exministro y exembajador Sacha Llorenti. Visitó a la activista indígena Milagro Sala y de ahí se dirigió a La Quiaca. En esa ciudad fronteriza se reunió con el presidente de Argentina, Alberto Fernández, y hoy cruzará la frontera rumbo al municipio de Villazón.

En esa localidad le espera una caravana de al menos 300 motorizados, que, luego de un acto de bienvenida, partirá a la cabeza de Morales por diversas poblaciones hasta llegar mañana a Chimoré. Hoy, el expresidente pernoctará en Uyuni y mañana lo hará en la ciudad de Oruro.

Uno de los organizadores del evento de bienvenida a Morales es Álvaro Ruiz. El alcalde de Uriondo informó que no se tiene programada la llegada del presidente Arce ni del vicepresidente David Choquehuanca. El burgomaestre, que es presidente de la Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia (FAM-Bolivia), aseguró que Morales se dedicará a la política desde el Chapare y que Arce lo “cuando lo requiera” ayudará al Gobierno nacional.

Trabajo internacional

Una fuente del Movimiento Al Socialismo (MAS) detalló a este medio que Morales se dedicará a gestionar la campaña del MAS para las elecciones subnacionales y también se posicionará en el ámbito internacional con el fin de revivir la Unasur.

Evo se reunirá en las siguientes semanas con el expresidente colombiano Ernesto Samper para iniciar las negociaciones para refundar el bloque. Incluso, Morales podría ser el presidente de Unasur, dijo la fuente.

Todo un equipo boliviano dejó Buenos Aires. La mayoría lo hizo vía terrestre y viene en un periplo de tres días. Son exfuncionarios de la gestión de Morales. Pero solo dos estuvieron al lado de Evo en su retorno: García y Llorenti.

Ambos, junto a Evo, viajaron en avión militar argentino desde Buenos Aires hasta Jujuy. Los tres, junto a algunas autoridades del vecino país, descendieron de la nave a las 16.00 de ayer y caminaron por la pista del aeropuerto Gobernador Horacio Guzmán.

Luego fueron a La Quiaca. Se reunieron con Alberto Fernández, quien había participado en el acto de posesión de Luis Arce. Descansaron en esa localidad y hoy cruzarán a las 09:00 a Villazón.

García traía a Bolivia una sola maleta. Siempre al lado de Morales y hablando con el expresidente de lo que puede pasar. Llorenti igual con un solo equipaje, pero también agarraba una caja.

Morales llegó con su maleta y un maletín. Volvió a usar su chamarra clásica con el Che en el pecho. Evo regresa después de un año tras renunciar a la Presidencia y tiene en mente perfilar nuevamente su imagen a nivel internacional.