Sugieren que los candidatos sean líderes de masas, carismáticos y con trayectoria en la defensa de los derechos humanos

21 de marzo de 2022, 4:00 AM
21 de marzo de 2022, 4:00 AM

La carrera por el cargo a Defensor del Pueblo arrancó el viernes con la etapa de postulaciones. Se prevé que hasta la primera semana de mayo el país ya cuente con una nueva autoridad que proteja y promueva los derechos humanos. Desde organizaciones de la sociedad civil hasta autoridades han mostrado su preocupación por que la Defensoría tenga un servidor público alejado de los partidos políticos, con alta calidad moral, independiente y con destacada trayectoria profesional.

Hasta el sábado no se había presentado candidatos, solo se han manifestado anuncios e intenciones de postular, como es el caso de las exdiputadas Lidia Patty y Susana Rivero, el dirigente vecinal Jesús Vera, el activista Manuel Morales y el ex-procurador del Estado José María Cabrera. Además, se mencionó el nombre de la feminista María Galindo y el expresidente y ex-agente de Bolivia por la demanda marítima Eduardo Rodríguez Veltzé.

Dentro de los criterios que proponen las 14 organizaciones que conforman la Ruta de la Democracia está la ausencia de afiliación político partidaria. Según la convocatoria, el postulante deberá presentar dos certificados emitidos por el Órgano Electoral que prueben que no fue candidato ni militante de algún partido en los últimos ocho años.

Sin embargo, el jurista Paul Coca considera que es “insuficiente” presentar el certificado de no militancia ya que se debe analizar de manera profunda que tan vinculado está el postulante a un partido político.

Para el experto en temas electorales José Velasco, se debe cernir de la elección a Vera, Patty y Rivero que mostraron públicamente su filiación política por el MAS. Según el reglamento, estas personas ya estarían impedidas de participar, ya que incumplen con los requisitos al tener militancia y, en el caso de Vera, de haber sido candidato a diputado en 2019.

El abogado también dijo que Galindo tiene una postura política oscilante y en el caso de Manuel Morales explicó que tomó una posición a favor del gobierno transitorio y sobre el presunto fraude electoral. Concluyó que no deben ser considerados.