Escucha esta nota aquí

La confianza que dijo sentir el presidente de Bolivia, Luis Arce Catacora, en que las relaciones bilaterales entre Bolivia y Estados Unidos se fortalezcan, ha insuflado buenos ánimos a los exportadores, quienes han sostenido reuniones con las nuevas autoridades nacionales para establecer una agenda de trabajo.

Gonzalo Molina, presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), indicó que los exportadores ya se reunieron con Néstor Huanca, ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural y propusieron crear una agencia público-privada de promoción de las exportaciones y frenar la corrupción en los trámites, dos acciones que permitirán contribuir a la reactivación económica del país y preservar los empleos.

Para Molina, que el ministro Huanca lo haya recibido al poco tiempo de haber asumido el cargo, es una buena señal.

Por su parte, Oswaldo Barriga, titular de la Cámara de Promoción de Exportaciones, Logística e Inversiones de Santa Cruz (Cadex), considera positiva la posibilidad de abrir a Bolivia en relaciones comerciales no solo con Estados Unidos, sino con todos aquellos mercados que puedan recibir los productos nacionales y permitir entablar una relación comercial.

Gracias a Dios hemos tenido una reunión con el canciller Rogelio Mayta la semana pasada. Hemos establecido una agenda de trabajo y creemos que podemos llevar adelante muchas gestiones como país en la apertura de mercados, como los de Centroamérica que son muy importantes para los productos bolivianos”, manifestó Barriga.

Apuesta segura

Nada podría resultar mejor para una pequeña economía, como la boliviana, que lograr una complementación virtuosa con un país desarrollado, como EEUU, afirmó Gary Rodríguez, gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE). Y esto, resalta, se puede lograr con un acuerdo bilateral de mutuo beneficio.

EEUU es un mercado de inmensas oportunidades por el portento de su mercado, su alto poder de compra, la transparencia y previsibilidad del acceso al mismo. No solo se trata de un gran demandante de materias primas o insumos, sino que, al ser un mercado abierto se multiplican la oportunidades”, dijo Rodríguez.

Por su parte, el economista José Alberti señaló que Bolivia necesita concretar acuerdos comerciales con otros países o bloques económicos, ya que el último que firmó fue con el Mercosur en 1997 y es de complementación económica.

El costo de la burocracia

Durante la reunión entre el Gobierno y los exportadores se abordaron los temas de la corrupción, de la burocracia y de los cupos de exportación. Para Molina, los dos primeros están ligados por lo que se hizo saber al ministro Huanca la necesidad de reducir los trámites para obtener los permisos de exportación, una situación que genera espacios para la corrupción y frena el potencial exportador de Bolivia.

“Actualmente, perdemos cada mes 132 horas realizando distintos trámites que no le dan ningún valor agregado a nuestras exportaciones. Perdemos tiempo y competitividad”, criticó Molina.

A octubre de esta gestión, las exportaciones de Bolivia (que no incluyen reexportaciones ni efectos personales) llegaron a $us 5.346 millones, menor en $us 1.995 millones a las registradas en similar periodo de 2019, cuando alcanzaron a $us 7.342,2 millones, mostrando una disminución del 27,2% por efecto de la pandemia.



Comentarios