Escucha esta nota aquí

La exvocal del Tribunal Supremo Electoral Rosario Baptista reveló ayer, en una extensa carta, que el TSE no resolvió dos causales que pudieron derivar en la pérdida de la personería jurídica del MAS, después del fraude denunciado por la OEA en 2019. Además, advirtió de que si en el país no se modifica el sistema electoral –y también el funcionamiento de la justicia- se consolidará “un gobierno tirano” y “se dejará impune a Evo Morales”, a quien considera como una persona que se quiere aferrar al poder.

Baptista reveló que los vocales decidieron dejar de lado la denuncia sobre la existencia de dos causales que podrían haber provocado la cancelación de la personalidad jurídica del MAS. Una, por uso de bienes del Estado para la campaña electoral de Evo Morales; y la otra por discriminación, explícita en el Estatuto Orgánico del MAS-IPSP aprobado el año 2012, que determinaba que el acceso a la función pública corresponde solo a militantes del partido.

La exvocal, que renunció la semana pasada al TSE, acotó que las denuncias no prosperaron porque las causales pasaban de una “dirección a otra dirección” y que no había respuesta de los funcionarios del ente electoral que, según Baptista, fueron amenazados para no resolver el caso.

En la carta difundida ayer, Baptista también mencionó que en la semana que estuvo vacación en el TSE fueron contratados 60 funcionarios que no reúnen los méritos para ingresar al Órgano Electoral. Estos nuevos servidores –dijo- tenían el aval de la vocal Dina Chuquimia, quien fue designada por el presidente del Estado, Luis Arce, en sustitución de Salvador Romero.

La exvocal insistió en que el Órgano Electoral cuenta con empleados que “están bajo presión y control de quienes operan internamente para el MAS”, el partido de Gobierno.


Comentarios