Escucha esta nota aquí

“Hablando solo de las primeras dosis y en base a datos que reporta cada uno de los departamentos, apenas se ha utilizado 48,4%, son cifras actualizadas. Se utilizaron 229.556 primeras dosis y tenemos 244.029 dosis. En vez de decir que no hay la cantidad suficiente, hacemos llamado a que usemos las vacunas que tenemos”, insistió el ministro de Salud Jeyson Auza.

Además de responsabilizar a los departamentos del país por la baja ejecución en la aplicación de las vacunas, apuntó a que existen países privilegiados y marginados. “El mundo atraviesa por escasez de vacunas, no entendemos cómo 10 países acumulan más del 80% de las vacunas”, criticó.

Más temprano, el presidente Luis Arce había dicho que desde Bolivia debe plantearse justicia con los países, “las vacunas están siendo acaparadas”, lamentó.

Ayer, el agregado de prensa de la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, Luke Ortega, dijo que el mecanismo Covax destinará 5,2 millones de dosis de vacunas a Bolivia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) se encargará de la logística de entrega. Según Auza, esperan que no pase de finales de mayo esta dotación.

El viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, informó, sin dar cantidades, la llegada de un lote de primeras dosis de Sputnik V, y el resto en las siguientes semanas. Habló también la firma de un contrato de compra de vacunas chinas Sinovac.

Bolivia navega en medio de la escasez internacional. Según un reporte de www.ourworldindata.org, este país había inmunizado al 1,97% de su población, lo que ubica a Bolivia entre los cinco países con menor cobertura.

Los departamentos

El director del Sedes Santa Cruz, Marcelo Ríos, informó sobre 511 nuevos positivos, cada vez más cerca de los 100.000 casos acumulados; reconoció que las UTI están saturadas, con más de 100 pacientes y que el municipio cruceño lleva una semana sin iniciar vacunación por falta de dotación de parte del Ministerio de Salud.

“Hay una situación internacional dramática, pero también tiene que insistirse en que cada país es responsable de la gestión que debe realizarse a favor de la vacunación”, apuntó.

Santa Cruz no es el único departamento con problemas para dar continuidad al plan nacional de vacunación.

En La Paz, el Sedes ha creado mecanismos para optimizar lo que les queda de vacunas. Según su director, Ramiro Narváez, si bien hay precariedad, dijo que estratificaron el grupo de la tercera edad en tres grupos para ir avanzando en el proceso de inmunización.

Están los mayores de 80 años, que son la prioridad en este momento, y la población menor de las tres, los comprendidos entre los 70-79 y los de 60-69.

“Empezamos primero con los asilos, albergues y hogares de ancianos. Los mayores de 80 significan 55.000 personas, entonces hemos definido de lunes a viernes, por la terminación del carnet de identidad para minimizar el tema de las colas”, explicó.

En el caso de la seguridad social, que había suspendido la vacunación, Narváez aseguró que ya está resuelto porque las vacunas que tiene el Sedes garantizan la primera y segunda dosis para los mayores de 80. “Terminamos con esta población, evaluamos, y si tenemos vacunas, vamos a empezar con la otra población. En abril estamos con los mayores de 80, siempre con la esperanza de que lleguen más vacunas”, dijo.

El titular del Sedes paceño dijo que el personal de salud y los pacientes renales y oncológicos ya tienen una cobertura de 93%, y que ya se está terminando con las segundas dosis.

En Cochabamba, el jefe de la Unidad de Epidemiología del Sedes, Yercin Mamani, dijo que hasta el 7 de abril aplicaron 84.713 vacunas, de las cuales 60.525 son primeras dosis.

Hasta el lunes, el 73% de las primeras vacunas ya se aplicaron, a adultos mayores y personas con males de base, asumo que ahora ya bordeamos el 80%. Tenemos distribuidas las segundas dosis, pero eso se completará hasta fines de mayo, debido al intervalo de vacunación. Para primeras dosis quedan poco más de 10.000, aún por aplicar, distribuidas en los 386 servicios.

Mamani dice que cada centro tiene una microplanificación en base a sus características y que por ahora los problemas se dan en la seguridad social, donde se espera hacer una nueva dotación una vez que lleguen las vacunas del nuevo lote.

En Chuquisaca, el director del Sedes, Fabián Vilacahua, dijo a EL DEBER que no puede decir en qué porcentaje han vacunado porque recién mañana tendrá un informe cerrado de las vacunas que les llegaron y de las que aplicaron.

“Ya casi no tenemos stock, hemos usado el 100% de la Sputnik V, el 85% de la Sinopharm, pero hemos destinado muchas a los municipios fronterizos con Santa Cruz, tomando en cuenta el aspecto epidemiológico de la nueva variante brasileña”, dijo, aclarando que el personal de salud está vacunado al 100%, igual que los pacientes renales y oncológicos.

Huáscar Alarcón, de Epidemiología del Sedes de Potosí, dijo que también se están priorizando los municipios fronterizos.

“La anterior semana nos han mandado 20.000 vacunas para la primera y la segunda dosis y 10.000 de AstraZeneca, eso se ha distribuido en los municipios fronterizos de Uyuni, Tupiza, Villazón y demás”, indicó. 

Según Alarcón, hasta esta semana quedarían solamente 5.000 vacunas para repartir entre los municipios, “es poca la vacuna que nos llegó”, dijo. En Oruro desde la semana pasada también están apostando por el bloqueo epidemiológico en fronteras y en zonas rurales, informó Henry Tapia, director del Sedes de ese departamento.

Dijo que recién hasta el fin de semana contarán con los datos del avance entre la población de adultos mayores, pero calcula que han llegado a un 15%, y a un 60 a 70% de cobertura en pacientes oncológicos y renales.

Tapia reconoció que tuvieron que reprogramar la campaña con la seguridad social, debido a que su población es numerosa. “Había mínima cantidad de vacunas, pero ellos han solicitado para todos sus asegurados, estamos esperando un lote para que ellos inicien, pero no tenemos fecha”, dijo.

Tarija también ha destinado las vacunas hacia las regiones fronterizas, postergando la inmunización de los adultos mayores. “Recibimos 18.000 vacunas para comenzar con la inmunización de mayores de 60 años, tal como dispuso el Ministerio de Salud. Estas dosis las trasladamos a los municipios de fronteras y esperamos que nos lleguen más (para la ciudad de Tarija)”, informó el director del Sedes, Paúl Castellanos.

Edwin Valdez, secretario general de Sirmes Tarija, dijo que con el personal de salud se trabajó según lo dispuesto, y que el problema está con la población en riesgo, que son los mayores de 60 años. “Se les prometió que se los iba a vacunar y ayer se ha sacado un comunicado que dice que no habrá vacunas, lo poco que llegó se mandó a las fronteras, y parece que en la seguridad social se ha suspendido”, lamentó.

Erick Vallejos, del Sedes Beni, dijo que el reporte del Ministerio de Salud indica que hay 93.578 dosis restantes porque es lo que puede ver en el sistema. “No tienen la culpa de que no podamos subir toda la información a tiempo, acá el problema es que los alcaldes no dan Internet a los centros de salud. Lo real es que hasta el martes teníamos 68.998 dosis restantes”, dijo.

Según Vallejos, la vacunación va a un ritmo rápido en Guayaramerín y Riberalta, zonas de riesgo por el intercambio con Brasil, gracias al apoyo de una brigada del Ministerio de Salud.

La alcaldesa de Guayaramerín dijo que su municipio ha sido declarado en desastre por la falta de recursos para enfrentar la pandemia.

A pesar de la gravedad de los contagios en Pando, la buena noticia es que tienen vacunas. “Hay 30.000 dosis contra la Covid-19 en nuestro banco, para los adultos mayores y personas con patologías de base”, dijo Roxana Lima Nakashima, responsable del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) del Sedes de Pando, al anunciar la campaña de vacunación, única esperanza en medio de la explosión de casos.

“Hay colapso de UTI, tenemos personas esperando camas. Si la curva sube más, difícilmente daremos respuesta”, alertó Danny Mendoza, director del Sedes.

“Nosotros no tenemos los problemas de Santa Cruz porque el Gobierno ha priorizado la zona y nuestra población es pequeña”, dijo Andrés Antezana, del Colegio Médico pandino.


Comentarios