Escucha esta nota aquí

Nadie la vio entrar ni salir. Jeanine Áñez se reunió ayer en Santa Cruz con los expertos enviados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para hacer conocer su versión sobre los hechos violentos ocurridos entre octubre y noviembre del año pasado en el país. La expresidenta estuvo acompañada por su exministro de Economía Branko Marinkovic, que dio fe del encuentro.

Por la tarde, Áñez emitió un Tuit: “Hoy asistí a una reunión con la GIEI para aportar a la investigación sobre la violencia en octubre y noviembre de 2019. Una violencia que se origina en el plan y la estrategia de poder del MAS”.

El sigilo con el que se manejaron Áñez y Marinkovic contrastó con la posición asumida en la tarde por las víctimas y familiares de las personas fallecidas en Montero, durante los enfrentamientos del 30 de octubre de 2019, en el barrio Cofadena. 

Marcelo Terrazas, cuyo padre del mismo nombre falleció ese fatídico día, y Eduarda Salvatierra, viuda del mototaxista Mario Salvatierra, que también murió en esa refriega por causa de un impacto de bala, afirmaron, por separado, que acudieron a la reunión celebrada en la iglesia Nuestra Señora de las Mercedes, en la capital de la provincia Santistevan, con la esperanza de que se esclarezcan los hechos y se apique la justicia.

Salvatierra y Terrazas recordaron que dos de los principales acusados por la muerte de sus seres queridos están libres. Facundo Molares, que fue vinculado con las guerrillas de las FARC, salió de la cárcel y viajó a su país, Argentina, con autorización judicial, mientras que la dirigente campesina Deysi Choque, que estuvo detenida en Palmasola apuntada como autora intelectual de los hechos, fue elegida diputada por el MAS en los comicios del 18 de octubre pasado.

“Solo pedimos justicia por nuestros fallecidos. Ha pasado un año y no se ha avanzado nada”, indicó entre lágrimas Salvatierra, que estuvo puntual en la cita convocada para las 15:30 de ayer.

El unionista Terrazas, un sobreviviente del ataque en Montero, llegó a la iglesia munido con parte del cuadernillo de investigación, con fotos y videos para demostrar ante los miembros de la comisión que ellos fueron “víctimas de las hordas masistas” que defendían el resultado de las elecciones fallidas. “Tienen que saber (los de la comisión) que no fue un golpe de Estado, como dicen (en el MAS), sino que fue un movimiento ciudadano pacífico”, dijo Terrazas antes de ingresar al salón parroquial.

La comisión y representantes de Derechos Humanos hicieron un recorrido por el barrio Cofadena, donde ocurrieron las muertes.

Visita protocolar

Los cinco miembros del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes se reunieron por la mañana, durante una hora con el gobernador Rubén Costas.

Cuando concluyó la reunión fueron abordados por el exsenador Félix Martínez (MAS), quien reclamó porque no fue incluido en este proceso, a pesar de que fue “la única persona en Santa Cruz que tuvo su casa quemada durante las protestas, pero no fue incluido en la investigación. La comisión vuelve hoy a Montero.

Comentarios