Escucha esta nota aquí

Por quinto día consecutivo alrededor de 600 personas de Tiquipaya (Cochabamba) pasaron la noche en refugios, porque el viernes tuvieron que abandonar sus viviendas de emergencia por un deslizamiento. El panorama desolador sigue en la zona, pese a que desde el fin de semana se movilizan distintos niveles del Estado para socorrerlos. El Gobierno central anunció que se destinarán Bs 7 millones para atender las acciones inmediatas de la emergencia en Tiquipaya.

En medio del desastre, las familias tratan de recuperar sus bienes. Hay casas donde la mazamorra alcanzó hasta los cuatro metros de altura. “Necesitamos agua, vituallas, material de aseo para las personas, porque las casas han quedado anegadas y todos los vecinos afectados nos hemos quedado en la calle”, dijo el dirigente de la OTB Molle Molle Noroeste, Cristóbal Burgos, para tratar de reflejar el drama que viven.

Desde ayer, con al menos 40 máquinas pesadas se despejan las calles. También un grupo de soldados y voluntarios rellena bolsas para formar una barrera ante el anuncio de un posible nuevo deslizamiento.

Mientras que en La Paz ayer se registró un nuevo deslizamiento en la zona de Niño Kollo, por lo que nueve familias tuvieron que ser evacuadas. A esto se suma la emergencia en Ovejuyo, donde se anunció que habrá una demolición controlada de las casas dañadas por el deslizamiento del domingo.

Autoridad de Cuencas

La emergencia en Tiquipaya concentró a las autoridades en una reunión ‘de minigabinete’ con la presencia de la presidenta, Jeanine Añez. En el encuentro técnico se determinó que se reactivará la Autoridad Departamental de Cuencas.

La mandataria aseguró que se destinarán todos los recursos necesarios para asegurar el manejo integral de las cuencas de Cochabamba, especialmente de la cuenca Taquiña, que es donde se produjo la tragedia de los últimos días.

Áñez explicó que el manejo incluye el relevamiento de datos y la construcción de obras civiles para evitar nuevos desastres.

El alcalde de Tiquipaya, Juan Carlos Angulo, destacó la iniciativa, pues se podrán reactivar al menos dos proyectos, uno de Bs 3,5 millones y otro de Bs 12,5 millones, para el manejo integral de cuentas.

La gobernadora de Cochabamba, Esther Soria, indicó que aunque no hay fecha definida para el funcionamiento de la nueva entidad, debe ser en el menor tiempo posible para así poder evitar más desastres.

Dentro de las determinaciones de la reunión, en la que participaron cuatro ministerios: de Defensa, Obras Públicas, Presidencia y Salud, se anunció que no se permitirán más asentamientos ilegales.

“Pedimos que no insistan en asentamientos donde se pone en riesgo la estabilidad de las cuencas. Esta es una de las principales causas de los desastres que ahora estamos viviendo. Fue un error permitir estas prácticas ilegales”, sostuvo a tiempo de confirmar que se ordenará la reubicación de todas las familias que están dentro de estos límites.

Como acciones futuras se anunció que se trabajará en la reforestación con apoyo de la Cámara Forestal, instancia que destinará personal técnico y plantines.

Emergencia

Soria hizo conocer que en el feriado largo se trabajó en el proyecto de ley para la declaratoria de emergencia departamental, el mismo que ayer fue remitido a la Asamblea Legislativa Departamental (ALD) con la solicitud de que sea tratado con voto de urgencia.

La gobernadora enfatizó que el objetivo de la normativa es que se pueda atender a los damnificados de Tiquipaya y otras zonas afectadas, como Villa Tunari, Valle Alto, Cliza, entre otras. “Eso nos va a permitir erogar recursos de manera inmediata”, puntualizó.

Afectación en La Paz

El subalcalde de Cotahuma, Jorge Quiroga, informó de que en la zona de Niño Kollo hay cinco viviendas comprometidas que están al borde del talud y por eso se necesita, con urgencia, que sean desalojadas.

Debido al deslizamiento de ayer en esta zona tuvo que parar operaciones el servicio de la línea Morada de Mi Teleférico.

La comuna paceña coadyuva en el desalojo preventivo de esas cinco viviendas, de las cuales solo una es parte de La Paz y las otras cuatro pertenecen al municipio de El Alto.

Según un boletín institucional, el secretario municipal de Gestión Integral de Riesgos, Vladimir Toro, informó de que en ese sector caen aguas provenientes de El Alto, y que la solución es una obra de captación que está en evaluación de técnicos de ambos municipios y de Mi Teleférico.

Mientras en Ovejuyo se analiza la demolición controlada de otras tres viviendas que ya tienen daños.

El subalcalde de la zona Sur de la ciudad de La Paz, Óscar Sogliano, afirmó que el municipio de Palca puso en peligro la zona de Ovejuyo al autorizar la construcción de casas en lugares de alto riesgo, que no están dentro de la planimetría de La Paz.





Ministerio de educación otorga tolerancia a maestros y estudiantes en las zonas afectadas

A través de un comunicado, el Ministerio de Educación dispuso tolerancia en la asistencia a las unidades educativas para el personal administrativo, docente y estudiantil del municipio de Tiquipaya (Cochabamba). La determinación se asumió debido a la emergencia que vive esa región a raíz del desborde del río Taquiña.

También se detalla que los directores departamentales de educación y de unidades educativas afectadas por esos fenómenos climáticos deberán coordinar las acciones para precautelar el bie- nestar de los estudiantes.

Además, se menciona que se coordinarán acciones para una pronta solución de los eventos negativos basados en el documento Guía práctica de prevención y atención de desastres en unidades educativas.

SOLIDARIDAD
En Oruro
El gobernador de Oruro, Zenón Pizarro, informó el martes de que se inició una campaña para recaudar “ayuda humanitaria” a favor de las familias afectadas por el desborde del río Taquiña. La campaña denominada ‘Oruro con Tiquipaya’ busca recaudar vituallas. Vehículos recorrerán calles de Oruro para recoger las donaciones. Aunque el centro de recolección se ubicará en las instalaciones de la Gobernación.