12 de mayo de 2023, 4:00 AM
12 de mayo de 2023, 4:00 AM

El 5 de mayo, la Organización Mundial de la Salud puso fin a la emergencia internacional por covid-19. La nueva enfermedad había puesto en vilo al planeta cambiando la vida de sus habitantes. Sin embargo, esto no significa que la pandemia haya terminado, solo que los países ya no tienen la obligación de cumplir las medidas de la OMS. Aunque las restricciones se relajan, el virus sigue entre nosotros y debemos seguir actuando con precaución.  

Desde 2019 hasta 2021 las reinfecciones eran una montaña rusa y desde 2022 la “pandemia ómicron” dejó otra vez una ola de preocupaciones donde parecía que el fin nunca llegaría.  Hoy los medios de comunicación ya no hablan tanto del covid-19, incluso hasta el tema, para algunos, roza en lo tedioso; sin embargo, el virus sigue entre nosotros y debemos prestarle atención. El interés en Google por el covid-19 era del 100% en marzo de 2020, pero hoy es bajo, según los indicadores. Desde la ciencia se recomienda continuar con las medidas del lavado de manos, uso del barbijo y evitar las aglomeraciones, sobre todo en sitios cerrados, donde la ventilación es clave para renovar el aire.

En una segunda etapa la definición de pautas de vacunación es clave, especialmente para las dosis de refuerzo. El director de la OMS se queja de la falta de testeos y secuenciación que nos dejaría vulnerables ante nuevas variantes.

Los sistemas de salud se agotaron en 2020-2022 y aún no se recuperan. El covid vino para quedarse, es bueno remarcarlo. Aún hay casos, hospitalizaciones y muertes. Hoy fallecen 500 personas por día en el mundo, frente a las 15.000 en el peor momento. Oficialmente se registraron 7 millones de muertos, aunque la cifra real es mayor. En Bolivia se registraron 1,2 millones de casos confirmados y 22.365 casos de fallecidos.

 Los nuevos retos son elevar la vacunación de terceras y cuartas dosis, especialmente en jóvenes. Se han administrado poco más de 15,7 millones de dosis, pero solo 7,4 millones se han colocado la primera dosis en el país. La cobertura de vacunación del covid-19 en Santa Cruz llega a un 74% con primeras dosis, 65% con segundas dosis, 22% con tercera y 5% con la cuarta. Alarma el bajo índice de vacunación en menores de 18 años, ni hablar de los porcentajes de refuerzo.

Debemos ser conscientes que el covid es una gripe que se quedará entre nosotros. Cuanto más vacunados haya, menor riesgo de contagios habrá. Hay quienes dudan de las vacunas, como si no estuviese comprobada su efectividad e inmunidad.  Hoy nuevos virus nos llenan de preocupación.

La influenza ataca a niños, ancianos y personas con enfermedades de base. En esta época aumentan los riesgos. Vacunarse contra la influenza también es fundamental, sin embargo, Santa Cruz dispone de 190.000 dosis pediátricas para 280.000 niños que hay en el departamento entre 6 y 12 años. Biológicos insuficientes en el umbral del invierno. El cuidado debe ser mayúsculo tomando en cuenta que hay 11 personas sufriendo complicaciones de la gripe AH1N1 en Unidades de Terapia Intensiva y 23 hospitalizadas.

La prevención evitará más dolor y muerte entre los bolivianos. La vacunación y medidas básicas de higiene siguen siendo importantes. No podemos bajar por completo la guardia. 

El fin de la emergencia no significa el fin de la pandemia y definitivamente la salud pública, golpeada de arriba abajo, depende de cada uno de nosotros.

Tags