Escucha esta nota aquí

Frances McDormand nació como Cynthia Smith en 1957 en Gibson, Illinois, y fue adoptada por una pareja religiosa, Noreen y el pastor Vernon McDormand, los que compartían el afán misionero por crear nuevas iglesias y cuidar de los niños. Es por eso que ella pasó su infancia en una sucesión de pequeños pueblos del Medio Oeste. En su adolescencia, rechazó la oportunidad de conocer a su madre biológica y hace unos años en una entrevista para New York Times la calificó como una “basura blanca” y destacó a sus padres adoptivos.

Finalmente, su familia se estableció en un pueblo llamado Monessen, cerca de Pittsburgh, en Pensilvania, y en la secundaria su profesora de inglés la animó a para que participara en producciones teatrales, luego de que viera su interés en Shakespeare . Esa experiencia marco su futuro, porque luego estudió licenciatura en teatro e hizo una maestría en Teatro en la Universidad de Yale, donde recibió el Premio Carol Dye a la Excelencia. Luego se mudó a Nueva York donde trabajó como mesera mientras esperaba una oportunidad como actriz. En aquella época tenía a Holly Hunter (Óscar a mejor actriz 1993), como compañera de departamento.

Su salto del teatro al cine fue casi por accidente. En 1984 los hermanos Joel y Ethan Cohen preparaban Blood Simple, un largometraje de suspenso y violento que le ofrecieron protagonizar a Holly Hunter, pero ella no pudo aceptarlo por problema de horarios y sugirió a Frances para el papel “No tenía ninguna experiencia cinematográfica cuando Holly me comentó de la oportunidad para actuar en una película. Me moría de miedo de actuar frente a una cámara, pero ella me dijo: ‘Si no lo haces ahora, nunca lo vas a hacer’. Decidí postularme y logré el papel”, recuerda en una entrevista para la revista Boca. El thriller inició una fructífera asociación tanto en en el cine como en su vida personal. McDormand ha protagonizado nueve de las películas de los directores y desde entonces ha estado casada con Joel Coen. Cuando ha expresado su alegría por encontrarlo dijo: “¡Oh, Dios mío! De hecho, puedo amar y vivir, no subvertir nada, no disculparme por nada, no esconder nada”. Actualmente son uno de los matrimonios más estables de Hollywood y la pareja tiene un hijo de 27 años, Pedro McDormand Coen, un joven de origen paraguayo que adoptaron en 1994.

Los papeles clave para otros directores incluyen Mississippi Burning , con Alan Parker en 1988, que le valió una nominación al Óscar como mejor actriz de reparto, y papeles en Short Cuts (1993) de Robert Altman y Moonrise Kingdom de Wes Anderson (2012). También apareció junto a Brian Cox en Hidden Agenda de Ken Loach y como la desaliñada heroína de la comedia romántica británica Miss Pettigrew Lives for a Day .

 Si hay un tema constante en la carrera de McDormand, es desafiar cualquier expectativa acogedora de la maternidad y la feminidad. “Mi política es privada, pero muchas de mis políticas feministas se trasladan a mi vida profesional”, ha explicado. “Debido a que interpreto personajes femeninos, tengo la oportunidad de cambiar la forma en que la gente los ve. Incluso si no estuviera haciendo eso conscientemente, sucedería de todos modos, solo por cómo me presento como mujer o como persona. Trato de presentarlos de una manera que no sea estereotipada, incluso si estoy desempeñando un papel estereotipado”.

Las convicciones personales de McDormand también la definen. Conocida por sus amigos y colegas como Fran, nunca usa maquillaje fuera del set y odia la moda del mundo del espectáculo para el uso de cosméticos. Ella se ha negado a asistir a la mayoría de los eventos de prensa desde Fargo, (filme con el que ganó su primer Óscar) y tiene una postura peculiar sobre las solicitudes de selfies de los admiradores. En lugar de aceptar posar, ofrece una breve conversación con ellos. “No soy actriz porque quiero que me tomen una foto”, ha dicho. “Soy actriz porque quiero ser parte del intercambio humano”, asegura McDormand, que piensa seguir dando vida a otras mujeres y en cine dándoles una voz propia alejada de los clichés de Hollywood.


Fargo. Su papel en la película de los hermanos Coen le dio su primer Óscar.



Tres anuncios por un crimen. Filme, que retrata a una madre decidida a encontrar al asesino de su hija, le dio su segundo Óscar en 2017

Comentarios