Escucha esta nota aquí

Sorpresivamente, este lunes, el Gobierno convocó a la Casa Grande al gabinete político, las organizaciones sociales y al líder del masismo, Juan Evo Morales. Esto se dio para sostener una reunión ‘de evaluación’, aunque luego los propios asistentes la calificaron como “confidencial”. El presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, reconoció que se deben corregir algunos errores.


“Fue reunión más de evaluación de la gestión de Gobierno que fue positiva. Tenemos algunas dificultades que hay que corregir y modificar, pero ese trabajo es más interno”, declaró el presidente de la Cámara Baja a los medios de comunicación.


En el año que termina, las ‘dificultades’ tuvieron que ver con tres temas principalmente: la falta de socialización de las leyes sobre investigación de fortunas que obligaron al Gobierno a abrogarlas; la deficiente estrategia para la vacunación en el área rural y la falta de información para ese cometido; y, finalmente, la primera derrota política en las calles que estuvo a cargo de los cocaleros, cuando enfrentaron al Gobierno y retomaron su sede sindical.


Mientras, el secretario ejecutivo de la Federación Centrales Unidas, del trópico de Cochabamba, Vicente Choque, aseguró que hay expectativa por la realización del ampliado de evaluación nacional del Gobierno y que tiene el objetivo de "mejorar" la gestión del presidente, cita que está fijada para el 30 de diciembre.

En el encuentro participaron no solamente las organizaciones que integran la Central Obrera Boliviana (COB) o el Pacto de Unidad, sino las organizaciones que aglutina el denominado “Estado mayor del pueblo”, del que Morales es el principal impulsor.


Mamani relató que también estuvieron presentes los miembros del ‘gabinete político’ que según el ministro de Justicia, Iván Lima, está conformado por el Canciller, Rogelio Mayta; la ministra de la Presidencia, María Nela Prada; el ministro de Defensa, Edmundo Novillo; y el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo.


De acuerdo con los primeros datos, la presencia de Morales en el gabinete tenía el objetivo de concertar los cambios de ministros que podrían darse el próximo el 22 de enero; no obstante, hasta ahora, el pPresidente Luis Arce ratificó a todos sus ministros y solo hubo relevos por renuncia o destitución de al menos cuatro ministros.


El 30 de diciembre habrá una reunión de los cocaleros en el Chapare, encuentro al que están invitados los gobernantes y los ministros; aunque el senador Leonardo Loza, dijo que será un encuentro de planificación, los masistas hablan de acuerdos para el relevo de ministros.

Comentarios