Escucha esta nota aquí

El canciller Rogelio Mayta se reunió ayer con el embajador del Reino Unido en Bolivia, Jeff Glekin, para reclamar por el presunto respaldo que ofreció su Gobierno a la gestión de la presidenta transitoria Jeanine Áñez, que asumió funciones después de que Evo Morales renunciara a la Presidencia, acusado por la OEA de fraude electoral en octubre de 2019-

La embajada de Reino Unido emitió por la noche un comunicado en el que negó que hubiera interferido en asuntos internos de Bolivia y “condena la desinformación”.

Diplomacia

En el comunicado oficial, la embajada Británica en Bolivia informó de que “el embajador Jeff Glekin se reunió hoy (ayer) con el canciller de Bolivia, Rogelio Mayta, por solicitud de la embajada en días anteriores”.

Según el comunicado, la reunión fue oportuna para que los representantes del país europeo expresaran su posición en sentido de que el “Reino Unido respeta absolutamente la soberanía de Bolivia y de ninguna manera ha buscado interferir en asuntos internos del país, mucho menos socavar su democracia. Cualquier sugerencia en ese sentido es completamente infundada y falsa”.

En febrero de 2019, el Gobierno de Evo Morales eligió un consorcio chino como socio estratégico en un nuevo proyecto de litio por $us 2.300 millones que se centraría en la producción de los salares Coipasa y Pastos Grandes (salares bajo los cuales se deposita el litio).
Tras la renuncia y posterior salida de Evo Morales del país, el gobierno de Áñez colocó en duda la continuidad de ese contrato y en ese momento la embajada del Reino Unido habría manifestado interés.

Un proyecto cofinanciado entre 2019 y 2020 buscaba “optimizar la exploración y producción de litio en Bolivia (en los Salarios de Coipasa y Pastos Grandes) utilizando tecnología británica”.

Una democracia estable y la preservación del estado de derecho en cualquier país son valores fundamentales de Reino Unidos”, señala el comunicado emitido por la embajada.

Desde el Órgano Ejecutivo respondieron con otro comunicado publicado por redes sociales. En el Ministerio de Relaciones Exteriores aseguran que el embajador Jeff Glekin acudió a la Cancillería a convocatoria del ministro Rogelio Mayta, que en la ocasión manifestó “la profunda preocupación e indignación del Gobierno y del pueblo boliviano sobre el contenido de las publicaciones de medios digitales ingleses realizadas el 8 de marzo del año en curso, referidas a su supuesto apoyo al golpe de Estado producido en Bolivia en noviembre de 2019, para responder a intereses sobre las reservas de litio bolivianas, así como posteriores acciones durante el régimen del gobierno de facto”.

El comunicado oficial del Gobierno indica que el canciller boliviano hizo énfasis en el respeto a las relaciones entre estados y, en este caso particular, ponderó las históricas relaciones de amistad que unen a ambos países, por los que en aras de la confianza mutua aguarda el pronunciamiento del gobierno de Reino Unido e Irlanda del Norte, sobre el alcance de las denuncias de las indicadas publicaciones, a los fines de esclarecer posible injerencia en la soberanía y asuntos internos.

La embajada publicó que los proyectos que desarrolla Reino Unidos en Bolivia son parte de la actividad normal de cualquier embajada para mejorar las relaciones entre ambos países, incrementar las relaciones comerciales y apoyar al Gobierno y a la sociedad civil en temas de interés común.

Comentarios