Escucha esta nota aquí

En la segunda jornada del paro multisectorial la Policía y su accionar fueron protagonistas de una jornada extrema. El uso indiscriminado de gases lacrimógenos y tanques antidisturbios confirmaron que la violencia sigue instalada en la capital cruceña.

Diferentes grupos afines al MAS, o en contra del paro, chocaron con grupos que apoyan la medida. Los primeros argumentaron la necesidad de trabajar. Los segundos replicaron que tienen el derecho de protestar. Hubo gritos, insultos, golpes y amagos de pugilato colectivo.

En este escenario, desde el Comité pro Santa Cruz informaron a la población que hoy tiene luz verde, desde las 5:00 de la mañana hasta las 11:00, para ir a pie a abastecerse de alimentos y otros productos en los mercados cruceños.

La violencia se campea

Desde temprano. Un grupo de personas mantenía un bloqueo a la altura del octavo anillo de la avenida Santos Dumont. Lo apoyaban vecinos del lugar. Todo parecía estar en calma. Hasta que pasado el mediodía simpatizantes del MAS llegaron al lugar. Antes habían tenido un enfrentamiento con vecinos y bloqueadores en el sexto anillo de la avenida Santos Dumont, por lo que venían con los ánimos alterados.

Al llegar a este lugar los que rechazan el paro lanzaron petardos contra unas 20 personas, entre personas mayores y mujeres. Este hecho enojó a los vecinos de los alrededores que salieron en defensa de las personas que bloqueaban.

En cuestión de segundos el lugar se volvió un campo de batalla, los bandos antagónicos se lanzaron piedras y petardos mutuamente. El grupo fue rebasado en número por los vecinos del lugar, que lograron retener a dos vehículos.

Ante esta situación agentes de la UTOP llegaron al lugar. Intentaron levantar las ramas y llantas. Ante la resistencia de las pocas personas, los uniformados lanzaron agentes químicos. No conformes usaron un carro Neptuno, que se usa para frenar disturbios. El fuerte chorro de agua, en vez de calmar, fue como echar más gasolina al fuego.

En el mercado Mutualista y en Los Lotes, gremialistas se enfrascaron en jaloneos. Estaban los que dicen que ya no tienen dinero y necesitan trabajar y los que consideran que el paro es la mejor medida para evitar que el Estado se quede con su patrimonio.

En las provincias

En Vallegrande, desde las 15:00 hubo una marcha contra las leyes del Gobierno. Cívicos, gremiales, transportistas, juntas vecinales y la subgobernación, participaron.

En San José de Chiquitos, se radicalizaron las medidas, tras dejar pasar a los vehículos que desde el lunes se encontraban parados sin poder pasar.

El Comité Cívico de Concepción y sus instituciones determinó sumarse al paro nacional indefinido, y desde ayer se instaló un punto bloqueo en la carretera principal, salida de Concepción a la ciudad de Santa Cruz. Cívicas pailoneñas se sumaron a la protesta, contra el Gobierno, instalaron un punto de bloqueo en el ingreso a Pailón, sobre la carretera que conecta con la Chiquitania, Beni y Brasil.

En San Matías las opiniones se encuentran divididas.

Comentarios