Escucha esta nota aquí

La advertencia que lanzaran los dirigentes del MAS sobre postular a Eva Copa, pese a la decisión de la cúpula masista, se hizo realidad a las 14:00 de ayer cuando los 21 dirigentes de las organizaciones de El Alto se refirieron a reuniones para definir por qué sigla será candidata. Ese ejemplo empieza a cundir en otras regiones que también mostraron descontento con la elección de los candidatos.

“Hemos analizado muy profundamente por qué no nos ha llamado el hermano presidente (Evo Morales), el cuartel general y ustedes ya hemos proclamado a nuestra hermana Eva Copa. Hoy nosotros estamos analizando con diferentes agrupaciones que tienen personería jurídica, ustedes saben muy bien, estamos en negociaciones, ya hemos dicho, con el MAS o sin el MAS, Eva Copa es alcaldesa”, dijo el dirigente Bernardo Huanca.

El sábado en la noche, luego de conocer que el MAS designó a Zacarías Maquera como candidato oficial del partido azul, los dirigentes de las 21 organizaciones se reunieron y dieron un ultimátum a Evo Morales para que reconsidere la nominación de un candidato de consenso, ese plazo vencía al mediodía del domingo.

No al dedazo, no al dedazo”, era el grito constante de los adherentes de Copa en las instalaciones del matadero de la zona Los Andes en la ciudad de El Alto y acusaron a los dirigentes de la cúpula del MAS de haber manipulado la nominación.

Pero el jefe de campaña del masismo, Evo Morales, negó que él esté presionando para nominar a un determinado candidato y dijo que la instrucción era que se reúnan los dirigentes departamentales, la dirección nacional y los candidatos, a fin de encontrar consensos entre los postulantes.

Los “dedazos”

Las dirigencias de otras regiones denunciaron los “dedazos”, pero se cuidaron de señalar directamente a Evo Morales como el principal responsable, aunque describieron que fue él quien designó a los candidatos que no tienen apoyo entre las bases masistas desde sus cuentas en las redes sociales.

En el caso del municipio de Cobija, dijeron que el nombre de Erick Mollinedo fue anunciado por Evo Morales, cuando la figura potable era Paula Valenzuela, que tenía el apoyo de las bases masistas. Mollinedo, según los dirigentes, no es nacido en Cobija y vino de Potosí.

Para la Gobernación fue más complicado porque Morales oficializó la candidatura de Miguel Becerra a través de un tuit y no llegó al departamento para una reunión con los dirigentes. Las organizaciones de Pando habían llevado hasta el final las candidaturas de dos alcaldes, Regis Richter Alencar y Napoleón Antelo. Ambos son alcaldes electos por el MAS en ese departamento; los dirigentes observaron que Becerra ni siquiera es militante del MAS, pero fue designado sin que se escuchara el reclamo de las bases pandinas.
Lo más paradójico es que Morales afirmó que en los lugares donde no haya consenso se debe recurrir a la votación de los sectores, una votación interna. Los dirigentes aplicaron esa regla, llevaron a una elección a Richter y Antelo, ganó Richter pero el designado fue Becerra.

Ahora, los dos precandidatos desplazados y la exdiputada, Ana Lucía Reis están en conversaciones con dos agrupaciones para postular a la Gobernación, Poder Amazónico Social (Paso) y el Movimiento Tercer Sistema, del gobernador de La Paz, Félix Patzi. De ese modo se produciría otra división en la cuarta plaza del MAS.

Vuelo de sillas

El 7 de diciembre, la militancia del MAS se reunió en Trinidad para elegir a su candidato, pero las peleas se hicieron evidentes cuando se nominó a los candidatos. Primero fue la pugna entre adherentes de Cristhian Cámara y Jimmy Seoane, este último tiene el apoyo de Evo Morales. Ese acto terminó en una batalla campal y los militantes se enfrentaron a sillazos.

Los dirigentes afirmaron que, entre los distintos grupos, Bartolinas, transportistas y COD-Beni manifestaron su apoyo a Cámara, fue electo casi por unanimidad; pero el grupo de Seoane organizó otro evento y fue designado por sus simpatizantes.

Ahora se corre el riesgo de que Cámara busque otra agrupación para ser postulante a Alcalde, tomando en cuenta que el apoyo de las organizaciones fue constante en todo el tiempo de la “precampaña” interna masista.

Lo mismo sucede con la Gobernación beniana, según los dirigentes, el exgobernador Alex Ferrier tiene todo el apoyo de Evo Morales; pero las bases del MAS piden que el dirigente indígena Pedro Vare sea proclamado como precandidato. Vare fue uno de los impulsores de la construcción de la carretera Beni-Cochabamba por el Tipnis.

Alcalde vs subgobernador

Tarija no escapa a la división de los sectores y la pelea es entre el alcalde de Uriondo, Álvaro Ruíz y el subgobernador, Walter Ferrufino, quienes se disputan por la Gobernación tarijeña. El primero se siente “elegido” porque cuenta con el apoyo de Evo Morales; mientras que el segundo cree que tiene el apoyo porque fue el que hizo inaugurar una obra a Evo Morales, en el municipio de Entre Ríos, cuando este ya no era presidente.

Ruiz apeló al apoyo de la dirigencia del pacto de unidad y aparentemente, con el visto bueno de Morales. El otro candidato no se quedó atrás y nombró otro pacto de unidad en las dependencias de la Federación de Campesinos y con el apoyo de organizaciones desdobladas o sectores rebeldes dentro de las organizaciones.

Por ejemplo, por los Interculturales estaba Roger Janko, presidente del MAS en la época del exgobernador, Lino Condori y por las Bartolinas, Irma Gutiérrez.

En la entrevista con radio Kauwsachun Coca, Morales admitió que existen serios problemas para definir candidaturas en El Alto, Tarija, Potosí y Santa Cruz. Convocó a los dirigentes y candidatos a ponerse de acuerdo sobre las candidaturas y dijo que Cochabamba es el ejemplo en materia de consenso. Expresó que había seis precandidatos para el municipio de la capital, pero que los precandidatos fueron abandonando la carrera electoral y al final quedó Nelson Cox.

No es orgánico

Aunque Morales destaca el consenso cochabambino, los dirigentes le recordaron que hubo imposición porque el ex defensor departamental, no es militante del MAS y debiera ser inhabilitado, pero hubo “reuniones” con los candidatos y se definió que el postulado fuera Cox.

Según el expresidente, se puede percibir que entre los dirigentes hay “mucha ambición, ya no hay convicción”, en su opinión es la derecha la que influye en los candidatos y dirigentes que quieren imponer una candidatura, “quién sabe, esa ambición nos dejó el gobierno de facto, el gobierno de la derecha”, graficó.

Varios de los casos que denunciaron los dirigentes están vinculados a la falta de militancia de los candidatos que elige el expresidente Evo Morales.

Este dijo que uno de los problemas es la división de los sectores sociales, porque los propios candidatos optaron por crear sus propios grupos y exhiben ese apoyo para ser electos, entonces no se sabe cuál de las organizaciones tiene la representatividad legítima de ese sector.

Comentarios