Escucha esta nota aquí

Agustín Tarifa, funcionario del Ministerio de Educación, dejó abierta su cuenta de WhatsApp en una tableta que es de propiedad de la entidad pública. El aparato llegó hasta las manos de la viceministra de Educación Superior, Aurea Balderrama, quien verificó en una de las charlas un supuesto tráfico de influencias entre Tarifa y el ministro de Educación, Adrián Quelca, en el proceso de designación de autoridades jerárquicas del sistema educativo. Ahora, la viceministra presentó 12 testigos, entre funcionarios, dirigentes del magisterio y padres de familia.

Balderrama, tras presentar una demanda penal contra Quelca, ahora resiste la presión interna y externa para que renuncie a su cargo de viceministra. En el Ministerio de Educación el ambiente no es el mejor y es crítico en el Viceministerio de Educación Superior. Afuera, la Central Obrera Boliviana (COB) y la dirigencia de los maestros pide la dimisión de Balderrama y respalda a Quelca, quien se mostró tranquilo y aseguró que el proceso de institucionalización en el sistema educativo fue transparente.

Según la denuncia que presentó Balderrama, existen 12 testigos que observaron los diálogos entre Quelca y Tarifa, en los que presuntamente se evidencia el tráfico de exámenes para que algunas personas puedan llegar a los cargos jerárquicos, como direcciones departamentales, personal administrativo o directores de unidades educativas o institutos.

Las charlas

En una de las charlas, Quelca instruye supuestamente beneficiar a una persona para que acceda a un cargo en Cobija, Pando. En otro, pide revisar el proceso para sacar del camino a “pititas”, que presuntamente llegaron a los puestos por méritos. “Estimado Agustín, muy tarde la información sobre los pititas de ITT San Andrés; pero revertiremos esa situación”, escribe el ministro a Tarifa, quien es director general de Educación Superior Técnica del Ministerio de Educación.

Luego, otro funcionario le pide a Tarifa “reserva”, y él le dice: “Nos debemos unas buenas cervezas luego de este afán”. El servidor le pasó un borrador de un examen para un proceso de selección.

“En La Paz, debemos apoyar a Winder Canezo y José Apala”. “En Cobija no pueden ir los fachos, como Muñiri, debes garantizar eso”. “Irving Yampolski Coaquira Campuzano Escuela Industrial P. D. M., cargo de director académico”, son tres mensajes clave que envió Quelca a Tarifa. Ahora, las personas anunciadas ocupan cargos jerárquicos en el sistema educativa del país.

Una fuente desveló a este medio que la tensión en el Ministerio de Educación creció debido a la presentación de la demanda. La viceministra Balderrama sufre la presión para que renuncie. No tiene coordinación con las autoridades del ministerio y solo mantiene contacto con su personal. Al exterior, la dirigencia de los maestros pide su renuncia. Ayer marcharon en la sede de Gobierno y respaldaron al ministro Quelca. Además, la COB se sumó al apoyo a la autoridad.

En la demanda se pide el secuestro de los teléfonos celulares de Quelca y de Tarifa, como también la tableta. La Fiscalía todavía no inició la investigación.

Comentarios