Escucha esta nota aquí

El presidente Luis Arce estuvo ayer en Chimoré, en el corazón del trópico de Cochabamba, donde inauguró las tareas de erradicación de coca ilegal. En ese marco, anunció que la meta de este año será la eliminación de 9.000 hectáreas de cocales, pero lamentó que la cantidad total de esos cultivos “llegó a 32.000 hectáreas en 2020, según la Organización de Naciones Unidas (ONU)”

Según la autoridad, el modelo exitoso y ponderado por instancias internacionales fue interrumpido en 2019. Arce destacó el “aporte de las organizaciones sociales en la racionalización de los cultivos”, un aspecto que será esencial para poder lograr el objetivo.

El representante de la Oficina de Naciones Unidas para la Lucha contra las Drogas y el Crimen (Unodc), Tierry Rostan, quien también participó en el acto, precisó que los datos proporcionados ayer por el jefe de Estado son “una estimación”, puesto que el informe de monitoreo de las plantaciones de coca correspondientes a 2020 estará listo en junio de este año.

“Ahora estamos consolidando las cifras, sin embargo, hay un incremento significativo de la hoja de coca por varias razones. Durante el año pasado, la campaña de erradicación no se hizo correctamente y eso se tradujo en el aumento y, por otra parte, muchas familias migraron de las ciudades y eso significa también que más personas han ido al negocio de la coca sin control social, porque el mecanismo el año pasado ha sido casi abandonado”, afirmó Rostan

El plan del gobierno es eliminar 7.000 hectáreas de cocales en el trópico de Cochabamba y 2.000 en Yungas del departamento de La Paz. El presupuesto programado para las tareas de racionalización de la coca excedente de este año asciende a Bs 107 millones y demandará el trabajo de 1.750 efectivos militares y policiales

El Gobierno también prevé restablecer seis helicópteros y otras naves que no están operables por la falta de mantenimiento.

Comentarios