Escucha esta nota aquí

Debido a la falta de agilidad para llenar las 151 acefalías que hay en los diferentes tribunales de justicia del país y por haber creado un ‘monstruo’ administrativo que se come el presupuesto judicial, este miércoles el ministro de Justicia, Iván Lima, denunciará a los tres miembros del Consejo de la Magistratura, para que la Asamblea Legislativa Plurinacional les inicie un juicio de responsabilidades.

El miércoles se iniciará el juicio de responsabilidades”, afirmó de forma tajante Lima, al final de una reunión con miembros del Poder Judicial ayer por la tarde y aseguró que si las autoridades judiciales, elegidas en un proceso electoral cuestionado en 2017, no dieron un paso al costado, serán enjuiciadas por los legisladores.

El ministro dijo que uno de los mayores cuestionamientos a los consejeros son las acefalías existentes en el sistema judicial y señaló que de forma extraoficial se enteró que estas autoridades serían designadas este jueves, pero inmediatamente afirmó, “dicen que lo harán el jueves, pero ya es tarde, el juicio de responsabilidades es inminente y se llegará hasta las últimas consecuencias”.

EL DEBER trató de conocer alguna versión sobre lo que estaba ocurriendo por parte de alguno de los tres consejeros, Dolka Gómez, Omar Michel y Gonzalo Alcón, pero no se pudo conocer ninguna versión sobre las afirmaciones del ministro.

Solo se especuló con su visita a La Paz y una supuesta cita con el ministro, donde la posición de la autoridad del Poder Ejecutivo se mantuvo inalterable.

La presidenta del Colegio Nacional de Abogados, Silvia Padilla, la amenaza de procesar a los consejeros si estos no renuncian, es una actitud cuestionable por parte del ministro de Justicia y agregó que, si las autoridades son culpables de algún delito, deben ser procesadas sin importar que renuncien o no a sus funciones.

“Han tenido tres años para sacarnos de la crisis”, apuntó el ministro e insistió en que se debe reformar el Poder Judicial.

El presidente del Colegio de Profesionales de Santa Cruz, Marcelo Arrázola, siente que hay un doble discurso del ministro de Justicia, porque primero afirmó que garantizaba la independencia judicial, pero por otro lado demuestra lo contrario cuando presiona y quiere intervenir a un estamento donde él no tiene la facultad para intervenir.

“El ministro no puede hablar en nombre de la Asamblea Legislativa y por eso creo que mantiene una actitud intervencionista por no respetar la independencia de los poderes del Estado, establecida en la Constitución Política del Estado.

Independientemente que el Consejo de la Magistratura esté haciendo bien o mal las cosas, el ministro no tiene facultades para presionar a un órgano como el judicial que tienen total independencia para sus actos, que están respaldadas por la norma”, aseguró Arrázola.

De llevarse adelante la denuncia del ministro contra los consejeros, la Cámara de Diputados a través de la Comisión de Justicia Plural se convertiría en una suerte de juez cautelar y pasada esta instancia, la Cámara de Senadores se convertiría en una especie de Tribunal de Sentencia.

Tiempo atrás, ante una denuncia del parlamentario Amílcar Barral, los consejeros estuvieron a punto de ser procesados en un juicio de responsabilidades con la anterior Asamblea Legislativa Plurinacional, pero una demanda de inconstitucionalidad los liberó de ser enjuiciados en aquella oportunidad.



Comentarios