Opinión

Inaceptables provocaciones

29 de septiembre de 2021, 5:00 AM
29 de septiembre de 2021, 5:00 AM

Los masistas son incorregibles cuando se trata de provocar a los cruceños. Lo hicieron para la inauguración de la Expocruz, cuando el presidente transpiró de ira denunciando el falso “golpe de Estado”, haciéndose abuchear. Luego siguieron con la iza mañosa de la wiphala en la plaza principal el 24 de Septiembre, ejecutada por el presidente en ejercicio David Choquehuanca, a sabiendas que esa bandera no representa a Santa Cruz, aunque haya sido incluida entre los siete símbolos nacionales de la detestable Constitución vigente. La wiphala fue arriada en medio de gran bochorno. La última provocación del MAS, que tiene sabor a venganza, fue impedir viajar al exterior a José Luis Camacho (Papi), padre del gobernador cruceño. Se lo retuvo en el aeropuerto de Viru Viru sin tener orden de arraigo, aplicándole una llamada “alerta migratoria”, y siendo notificado, en el mismo aeropuerto, con una citación para ir a declarar a La Paz el 5 de octubre.

¿Por qué lo citan a declarar en La Paz? Ni el señor Camacho ni su hijo el gobernador, ni nadie que tenga algún problema supuestamente generado en Santa Cruz, tiene por qué ir a rendir cuentas a La Paz. Ir a La Paz es ir a la cárcel. Así los llevaron a todos los tortuosamente implicados en los asesinatos del Hotel Las Américas y los retuvieron durante una década. Y así se llevaron desde el Beni hasta la prisión de mujeres paceña a la expresidente Jeanine Áñez, donde la tienen secuestrada.

El Gobierno y el MAS está buscándole los tres pies al gato a Santa Cruz y los va a hallar. No pueden soportar la humillación de que el liderazgo de L.F. Camacho y la pacífica paciencia del pueblo cruceño y boliviano en general, derritiera, como un helado bajo el sol, al todopoderoso Evo Morales, ese individuo que presumía de tener huevos y que juraba no salir del poder si no era con “las patas por delante”. Ni siquiera oyó un tiro y ya estaba en México.

Esta gente a la que se le entregó democráticamente el poder por una oposición incapaz de haberse unido, es muy vengativa. Reiteran que quieren justicia y no venganza. Mentira. Eso es falso, porque la justicia la manejan a su gusto y entonces señalan a quiénes citar a La Paz, es decir tras las rejas. Políticos, militares, policías, están presos por venganza del falso “golpe” y como son unos resentidos quieren hacer lo mismo con Papi Camacho que, de ninguna manera, debe someterse a la jurisdicción de La Paz.

Manfredo Kempff Suárez es Escritor

Tags