Escucha esta nota aquí

Una supuesta venganza es el argumento expuesto por la asamblea del Gran Consejo Chimán, para prender fuego y quemar vivo al joven de 18 años Renato C.T., un indígena Tsimane, de la comunidad Catumare, del municipio de San Borja, que fue acusado por la supuesta muerte violenta de una persona en su territorio.

Los informes se desprenden de las investigaciones de la Fuerza Especial de lucha Contra el Crimen (Felcc) y la Fiscalía, luego de conocerse en redes sociales las imágenes del suceso que conmovió a la sociedad, no solo en nuestro país sino fuera de las fronteras.

El secretario general de la Fiscalía, Edwin Quispe, informó que la Policía aprehendió a Freddy P.L. de 28 años y Luciano P.C. de 44, quienes serían los principales sospechosos de haber quemado vivo al indígena Renato C.T.

El Ministerio Público imputará a los detenidos por el delito de asesinato y serán presentados ante un juez en San Borja.

El equipo multidisciplinario que se trasladó hasta la comunidad de Catumare, a 120 kilómetros de San Borja, y a dos días de navegación por el río Maniqui, estuvo conformado por un fiscal, un médico forense, tres traductores y cinco policías que iniciaron la investigación. 

Ya en el lugar, se realizó la necropsia a la víctima, además se secuestró el cuaderno de actas de la comunidad donde se determina el castigo a Renato C.T.. Se tomó declaraciones a testigos, se registró el lugar del hecho y se colectó elementos probatorios para realizar una reconstrucción cabal y verdadera de los acontecimientos”, dijo Quispe.

El 96% del cuerpo quemado

En el lugar, la comisión ubicó el lugar y procedió a la exhumación del cuerpo de Renato C.T. para que el médico del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) practique la necropsia, la misma que determinó como causa de la muerte que el cuerpo de la víctima se quemó en un 96% y tuvo una falla multiorgánica.

Según las investigaciones, el hecho se registró el 23 de marzo a las 16:30 y el 7 de abril empezó a circular un vídeo en redes sociales de grupos de WhatsApp y Facebook, donde se observa a una persona que habría sido quemada viva. Aparentemente, la comunidad acusó a la víctima de haber matado al suegro de uno de los ahora aprehendidos, extremo que es investigado por la Fiscalía.

Utilizaron 8 litros de gasolina

Los investigadores de la Felcc lograron establecer que los ajusticiadores utilizaron 8 litros de gasolina para quemar en vida a su víctima.

Del lugar se pudo rescatar y secuestrar evidencias. Entre ellas, los restos de una cuerda con la que amarraron al hombre, ropa quemada que todavía se encontraba en el lugar. Asimismo, armas como flechas y lanzas que supuestamente tenía la víctima en la comunidad de Cuchisama.

Los investigadores señalan que la decisión de matar al joven fue de la asamblea del Gran Consejo Chimán, integrada por el corregidor y subcorregidor y otros miembros dentro de la jurisdicción de la justicia comunitaria. El corregidor y subcorregidor y otros no opusieron resistencia a las investigaciones y entregaron a los responsables de prender fuego y quemar vivo al joven Renato.

Comentarios