Escucha esta nota aquí

El día comenzó con tensión y nerviosismo para Iván Arias, el candidato de la agrupación Somos Pueblo que cerró la jornada con un discurso de alcalde electo, el ritmo de saya y el huayño Ojos Azules. “Le estamos dedicando esta canción a nuestros amigos azules y a su candidato”, afirmó Arias, al referirse a César Dockweiler (MAS) que perdió la contienda.

Con la voz ronca por la emoción del festejo, Arias celebró su victoria en la plaza de San Francisco de La Paz. Mostró un par de zapatos viejos y aseguró que esa es la señal que anticipa caminatas para conocer las necesidades de los vecinos.

Desde su base de operaciones ubicada en Miraflores, Dockweiler, quien proyecta el 38,9%, afirmó que aguardará los resultados oficiales y anticipó que, ante una eventual derrota, la tarea de su partido será la fiscalización desde el Concejo a la gestión de Arias que logró el 46,7% de los votos, según la proyección de CiesMori.

Ahora bien, en la pugna por la Gobernación paceña, los números que proyectó el recuento rápido de CiesMori anticipan una eventual segunda vuelta entre Franklín Flores, del MAS (38,5%), y Santos Quispe, de Jallala (25,3%), o posiblemente Rafael “Tata” Quispe, de Somos Pueblo, que logró el 22,3%.

“Yo prefiero esperar los resultados oficiales de TSE”, señaló con cautela Tata Quispe. Arias prevé una segunda vuelta en a disputa.

Entre tanto, Flores se declaró ganador de las elecciones aunque manifestó “cautela” ante la posibilidad de una segunda vuelta, mientras que su rival Santos, el hijo del fallecido Felipe Quispe —El Mallku— se lanzó a acusar al MAS de fraude y anunció que movilizará a las 20 provincias

En una conferencia de prensa, Flores manifestó que “una vez más La Paz nos ha dado una lección histórica de dignidad, el compromiso con la patria ha sido una fiesta y hemos reflejado la participación de miles y miles de paceños, que acudieron a las urnas. Compartimos el sueño de recuperar esta región y que vuelva a ser vanguardia económica de Bolivia, y poner a este departamento de pie”. Sin embargo, señaló que prefiere la cautela ante la posibilidad de que deba ir a una segunda vuelta electoral con el hijo del Mallku.

Prometió trabajar con hechos y no palabras que recorrerá las 20 provincias y en las dos ciudades, y agradeció a sus aliados, especialmente a los movimientos sociales.

Por su parte, Quispe reaccionó al resultado con mucha agresividad. “Hemos visto que este es un fraude. Nosotros tenemos un cómputo: en El Alto hay un empate, mientras que en las 20 provincias, ganamos con un 95%. Me extraña el resultado que muestran. Basta de discriminar”, dijo.

Manifestó que espera los resultados definitivos del TSE. “Estamos en emergencia, no nos gusta que nos roben ni un voto, por eso llamaremos a movilizaciones a las 20 provincias”, señaló.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) habilitó a 1,9 millones de electores en el departamento de La Paz, de los que 560.000 están en la ciudad de la hoyada.

Arias, quien tuvo problemas para votar por la ausencia de jurados al inicio de la jornada electoral, afirmó que 13.200 votos estuvieron en riesgo por esta situación. A pesar de ser un número pequeño de “hechos aislado”, se remitirá un informe al TSE.

Los resultados finales y oficiales de La Paz estarán cuatro días más.



Comentarios