Escucha esta nota aquí

El veto del presidente Jair Bolsonaro a una ley que busca la distribución gratuita de toallas higiénicas ha provocado un alboroto en Brasil, donde miles de mujeres pobres no tienen acceso a productos básicos de higiene durante su periodo.

La etiqueta “#LivreParaMenstruar” (Libre para menstruar) completa una semana en las redes sociales, con el apoyo de varias celebridades que se han unido a las críticas en contra del veto presidencial del 7 de octubre.

“¿En qué siglo estamos? ¿Por qué aún tenemos que desgastarnos por temas obvios? Hoy, una vez más, las mujeres fuimos irrespetadas. La pobreza menstrual está presente hace años en nuestro país”, escribió la cantante Preta Gil, hija de Gilberto Gil, en Instagram.

“Bolsonaro muestra que no tiene ni una pizca de sensibilidad con las mujeres. Él deja clara toda su misoginia con ese veto. No podemos callarnos, pues estamos hablando de la vida, de la dignidad de miles de mujeres. Ese veto es un atentado contra todas nosotras”, deploró la diputada de izquierda Marilia Arraes.

Autora de la iniciativa legislativa, que espera beneficiar a cinco millones de mujeres, incluidas estudiantes de barrios de clase trabajadora y reclusas, Arraes espera anular el veto en el Parlamento.

Pero el jueves en la noche, Bolsonaro dijo en su programa semanal de Facebook que, si se cancelaba su veto, los promotores de la ley tendrían que “arreglárselas” para encontrar los fondos para la distribución gratuita de las toallas sanitarias.

El mandatario ultraderechista sostiene que el texto no prevé una fuente de financiación y que, en caso de ser aprobado, el Ejecutivo se vería obligado a “retirar fondos del presupuesto de salud o educación”.

“No voy a crear ni aumentar impuestos para financiar esto”, sostuvo.

Según la filial brasileña de Girl Up, una ONG fundada por la ONU en 2010, una de cada cuatro adolescentes del país debe ausentarse de la escuela varios días al mes por no poder “tener su periodo con dignidad”.

De acuerdo con un informe de Unicef sobre pobreza menstrual en Brasil, 713.000 niñas jóvenes no tienen baños ni duchas en casa y más de cuatro millones no “tienen acceso a la higiene necesaria en las escuelas”.

Llora por decisiones difíciles

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, cuya popularidad está en su punto más bajo, reveló que suele llorar “solo en el baño” cuando toma decisiones difíciles.

“¿Cuántas veces he llorado solo en el baño de mi casa?”, se preguntó el mandatario ultraderechista la noche del jueves en una conferencia frente a un público evangélico.

“Mi esposa nunca me vio, ella cree que yo soy el más macho de los machotes. En parte creo que ella tiene razón”, agregó, provocando risas de la audiencia.

Retomando un tono más serio, Bolsonaro afirmó: “Ahora no es como cuando era diputado (...) Si tomo una mala decisión, mucha gente va a sufrir”. El mandatario brasileño vive uno de los momentos más delicados de su mandato, iniciado en enero de 2019.

La aprobación a su Gobierno cayó al 22%, la más baja desde que asumió el cargo, en medio de la pandemia de coronavirus que ha acabado con más de 600.000 vidas, una inflación vertiginosa y un alto desempleo.

Las encuestas lo muestran como perdedor frente a su mayor adversario político, el exmandatario de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva, en las elecciones presidenciales de octubre de 2022.

Además, la próxima semana, una comisión de investigación del Senado emitirá un informe que incrimina a Bolsonaro y a varios miembros de su administración por el caótico manejo de la pandemia.

Comentarios