Escucha esta nota aquí

La propuesta acusatoria planteada contra la expresidenta Jeanine Áñez (2019-2020) dio ayer un nuevo paso en el camino legal para la instauración de un juicio de responsabilidades en su contra. Pero, ella está aislada e incomunicada en la cárcel de Miraflores, según la denuncia de su familia y los abogados que la asisten.

Carolina Ribera, la hija de la exmandataria, habló ayer con EL DEBER. Aseguró que su madre “no tiene celular ni reloj” y que solo se permite a la familia cinco minutos para dejar la comida que consume. “Ella debe comer verduras cocidas y pollo hervido sin sal porque está afectada por la hipertensión”, afirmó Ribera.

Además, lamentó que Áñez no haya podido participar en la última audiencia de apelación a su detención y afirmó que solicitaron que especialistas ingresen al penal para que sea valorada adecuadamente.

El abogado Ariel Coronado reveló que en los 18 días que lleva detenida, Áñez sufrió “dos crisis severas de hipertensión”. “Eso no es chiste y es por eso que le suministraron soluciones intravenosas”, remarcó y aseguró que se requieren análisis de laboratorio para saber el daño que pudo haber causado estas dos crisis.

Entre tanto, el magistrado Edwin Aguayo informó que la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) aplicó el “control jurisdiccional” a la propuesta acusatoria planteada por el Ministerio de Justicia en el marco de los juicios de responsabilidades.

“Nosotros, conforme a los plazos, ya estamos en la posibilidad de hacer las garantías constitucionales. Los plazos están determinados en expedientes y eso es absolutamente ineludible; son 30 días”, remarcó la autoridad en una escueta declaración formulada a requerimiento de los periodistas.

El ministro de Justicia, Iván Lima, planteó hace 10 días un juicio contra Áñez por el crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI), la concesión del Registro de Comercio a Fundempresa y las normas de la cuarentena que pudieron afectar la libertad de expresión, así como el retorno de ciudadanos bolivianos por la frontera con Chile. 

A estas tres proposiciones acusatorias se sumó un caso por los operativos militares y policiales que se ejecutaron en Sacaba y Senkata, planteado por el MAS.

En el penal de San Pedro se cumplió otro plazo. Los exministros Álvaro Coímbra y Rodrigo Guzmán dejaron la zona de aislamiento, llamado La Grulla y pasaron a La Posta, una de las ocho secciones que tiene el penal. Allí convivirán con otros 200 reclusos.

Comentarios