Escucha esta nota aquí

Cora es dulce y manipuladora, es la cómplice de Briyit. Juntas son el dúo perfecto, a ellas se suma Nadia. Briyit utiliza la carita de inocente de Cora para salirse con la suya. Pero es solo la carita, porque de inocente no tiene nada.

Así de arrojada y audaz es la forma en que Jhuliana Chávez debuta en la actuación. Es una de las tres prostitutas que protagonizan una historia que está dando que hablar en Santa Cruz de la Sierra. Hola Lulú. En dónde te has perdido, aborda los entresijos de la profesión más antigua del mundo y se puede ver en la Casa de la Cultura Raúl Otero Reiche.

Es una ‘comedia crítica’ que nace de la mente del gran Óscar Barbery Suárez y que, bajo la dirección de Porfirio Azogue, tiene a Chávez, Janaina Prates y Ximena Palacios como las tres prostitutas que protagonizan la historia y acompañan a Guillermo (Carlos Ureña), un guionista que quiere salir de la rutina de su trabajo para lo que entablará diálogos con las tres mujeres.

Oportunidad

Hola, Lulú. En dónde te has perdido se convirtió en la oportunidad que Jhuliana estaba esperando para cumplir su sueño de ser actriz. Un mes antes de ser elegida para el papel, la joven cruceña estuvo averiguando sobre las clases de teatro y actuación en la Casa de la Cultura. Cuando le dijeron que los cursos se habían suspendido por la pandemia se desilusionó; sin embargo, un buen día llegó el llamado de Barbery para hacer una entrevista y luego el casting con Azogue.

En medio de la impresión que ha generado la temática de la obra y el desafío de tener que debutar con poca ropa interpretando un rol que siempre ha sido difícil para cualquier mujer, Jhuliana elogia a sus compañeros en escena, como también al dramaturgo y el director, por su profesionalismo.

“Son grandiosos en lo que hacen. Óscar Barbery escribe maravillosos libretos y Porfirio da vida a estos textos”.

La respuesta y las reacciones del público a la obra han sido muy positivas, lo que emociona a Jhuliana y la motiva a seguir en la ruta del arte, que combina con la fotografía artística, un hobby que cada vez toma más en serio pues ya prepara una producción para su próxima sesión.

Jhuliana se precupa por llevar una vida saludable, es amante de la cocina así que disfruta de aprender y preparar sus dietas. Asiste regularmente al gimnasio, donde practica boxeo. En breve pasará clases de canto y baile.

Madre

Alan se llama una de las principales razones de su existencia. El pequeño es el hijo de Jhuliana que ilumina sus días desde hace cuatro años. “Fue un giro de 360 grados en mi vida, Dios me mandó un angelito para enseñarme lo más hermoso del mundo, que es amar sin límites. Mi hijo es mi cable a tierra, él hace que yo quiera ser cada vez mejor, que quiera luchar por mis sueños. Quiero demostrarle lo importante de nunca darse por vencido. Alan es mi todo, mi motor y siempre voy a estar para él”, dice la enamorada madre, que se imagina a su hijo como un futuro campeón de UFC.

Jhuliana Chávez está agradecida por las cosas que ha recibido y está decidida a llegar lejos como artista, especialmente en lo referido a la actuación.

“Mi sueño es actuar en una producción de Netflix algún día, quiero causar todas esas emociones que logran aquellos actores de las series y películas, quiero dejar mi huella en el mundo. Deseo ser admirada y respetada por mi trabajo y talento”, afirma.

Por el momento está yendo a paso firme con su trabajo en Hola Lulú. En dónde te has perdido.

Comentarios