Escucha esta nota aquí

_¿Usted señaló que en el Gobierno hay una especie de triunvirato?
Quiero poner énfasis en que yo, durante la entrevista con la señora (Ximena) Antelo (PAT) la semana pasada, nunca pronuncié la palabra triunvirato.

No lo dije porque un triunvirato implica un concepto distinto a lo que yo expresaba en ese momento.

_Dijo que el poder se reparten tres personas, ¿en qué se diferencia eso de un triunvirato?

Los triunviratos fueron, sobre todo, aplicados en Bolivia a formas de Gobierno compuestas por tres personas, fundamentalmente asociadas a Gobiernos militares. En 1861 tuvimos uno con José María Achá, Ruperto Fernández y Manuel Antonio Sánchez, que dieron un golpe y llegaron al poder. El último, del 4 de agosto al 4 de septiembre de 1981 conformado por Celso Torrelio Villa, Waldo Bernal y Óscar Pammo.

_¿Entonces qué es lo que usted quiso decir con eso de que el poder hoy se reparte en tres personas: Evo Morales, Luis Arce y David Choquehuanca?
Lo que expresé es que en el país los sucesos de 2019 han producido un reacomodo en distintas fuerzas políticas, también en el movimiento popular y en el MAS.

Decantaron estos hechos. Evo Morales no concluyó su mandato, luego se tuvo que ir a un proceso electoral y eso reconfiguró el escenario. Ya no se repitieron los candidatos de 2019, al menos en el MAS. El jefe del partido vivía ya en Argentina, y se potenciaron otros liderazgos, el de Luis Arce y el de David Choquehuanca.

La recomposición alcanza a este hecho. Yo no mencioné la palabra triunvirato, eso lo incorpora EL DEBER en el análisis que realizó de mis declaraciones.

_¿Pero en la declaración usted dijo que el poder se dividió en tres porciones iguales, ¿a qué se refería entonces?
Yo no hablé de proporcionalidades porcentuales. El poder no se puede medir con esas exactitudes. El poder compartimentado no significa que está dividido antagónicamente. En el MAS hay tres referencias de poder importantes, mayores. Morales-Arce- Choquehuanca, y es horizontal. No importa el orden, son referencias, no estoy hablando del ejercicio de Gobierno, sino dentro del MAS, eso es importante.

_¿Qué poder tiene cada uno?
Luis Arce es el presidente del Estado, con absoluto ejercicio, decisión plena de su mandato y de sus acciones. No es un mandatario pintado en la pared. Es un presidente que lidera, que define el curso del Gobierno.

_¿Choquehuanca y Evo?

Choquehuanca es vicepresidente, presidente nato de la Asamblea, el Poder Legislativo funciona bajo su dirección. Pero, también es una persona que tiene un capital político propio, vinculado a movimientos sociales, con los que opera. Lo respaldan, él los organiza y tiene fuerza.

Evo Morales lo propio, y lo dije en noviembre del año pasado. Tiene un capital político vinculado a los movimientos sociales, sobre todo a nivel de las matrices más fuertes en el sentido de conducción. 

Hablo de organizaciones mineras, por ejemplo, y que él tiene la habilidad, por los años que tiene en esto, de conducirlos. Eso le confiere, por la estructura del MAS, que tiene una alianza entre su estructura partidaria y los sectores sociales, una fuerza muy importante.

Tanto que en agosto del año pasado, cuando se generaron las movilizaciones, siempre fueron la referencia los sectores sociales pero con una mirada puesta en lo que hacía, decía o publicaba él. Su liderazgo es incontrastable.

Por eso, no hablo de sustitución de liderazgos, Evo Morales, Luis Arce y David Choquehuanca son referencias importantes.

_¿Pero usted puede asegurar que no son antagónicos?, se ve que hay corrientes en el MAS que no siempre siguen la misma línea, ¿no es cierto?

No hablo de fuerzas antagónicas, sí es muy normal que dentro de un partido hayan corrientes distintas. En los estudios politológicos de la democracia interna se habla de lo importante que es contar con corrientes internas para generar un debate y para que no haya inamovilidad política. En el MAS, Evo, Lucho y David son referencias y no intentan sobreponerse unos sobre otros, porque eso sí es especular sobre la vida interna del MAS que es muy compleja, por la cantidad de organizaciones sociales. Antes del golpe, la única referencia efectivamente era Morales.

Comentarios