Escucha esta nota aquí

Lirio Fuertes (Tikita Wara), la “pitita” que fue agredida brutalmente en El Alto, necesita medicamentos para descansar. Su caso puede ser valorado sicológicamente para ampliar los seis días de impedimento que en principio concedió el médico que la atendió. El hecho ocurrido en la zona conocida como La Ceja, el pasado 5 de marzo.

Fuertes formalizó la denuncia mediante memorial presentado ante el Ministerio Público de El Alto, ahora aguarda que comience la investigación del caso.

Ayer, nuevamente hizo pública la denuncia de agresión que sufrió esta joven que prepara su tesis en la carrera de Sociología de la Universidad Mayor de San Andrés. Es de la región Kara Kara, de Potosí.

“El jueves, 5 de marzo, me ha tocado vivir en carne propia el quebrantamiento del país. Fui golpeada sin piedad por al menos 10 personas cerca de la estatua del Che Guevara, en La Ceja. De pronto sentí un golpe en la espalda y escuché insultos y burlas. Es pitita, agárrenla”, relató la joven.

Tratamiento

Inicialmente le dieron seis días de impedimento por los golpes que recibió, pero una posterior valoración que esperan realizar, incluso ver la afectación sicológica se puede ampliar ese tiempo.

Según Fuertes, sus agresores estaban armados con palos y chicotes, por lo que le fue difícil escapar.

En su caso, también hubo discriminación porque sus agresores la golpeaban porque no era de El Alto, incluso amenazaron su vida.

El representante del Conade, Waldo Albarracín, exigió a las autoridades investigar los hechos porque, dijo, expresan un sentimiento de misoginia hacia la activista.

La joven universitaria investigó la emboscada que sufrieron en Plaza Verde, Challapata, los cooperativistas mineros que viajaban, en noviembre de 2019, de Potosí a La Paz. “Me contacté con los mineros. Fui al hospital a visitarlos, a sus casas, constaté que quedaron seis heridos de bala, tres de ellos de tal gravedad que no pueden volver a su fuente laboral”, aseguró.

Comentarios