Escucha esta nota aquí

Pasaron seis años de la firma de contrato para la construcción de la doble vía Santa Cruz-Warnes (lado este), catalogada en la gestión del Gobierno del expresidente Evo Morales como la primera autopista de la capital oriental, la estructura y algunos elementos de los viaductos -losas y vigas- presentan fisuras y deterioro sin haberse entregado el megaemprendimiento carretero, en el que se estimó una inversión inicial de $us 118,2 millones.

El 22 de septiembre de 2015 se firmó el contrato entre la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) y el Consorcio Técnica General de Construcciones Bolivia (TGC), contratista de la obra cuyo plazo de entrega era de 40 meses. Han transcurrido 72 meses y el proyecto vial que comprende 27,5 km tiene varias obras inconclusas.

“Lo tangible es el abandono de una obra millonaria, cuyo descuido es perceptible en los pasos a desnivel que están desmoronándose por la falta de previsión e irresponsabilidad del que adjudicó y ejecutó el proyecto. El riesgo de accidente de tránsito es constante y es otro factor adverso. No existe letrero de advertencia de obras en construcción y toda la ruta carece de alumbrado público. Los vehículos, sean de servicio público y particular, liviano o de alto tonelaje, circulan como ‘cohetes’, sin importarles la vida de las personas”, relató Marisol Vaca Díez, propietaria de una pulpería ubicada a la altura de ingreso a Clara Chuchío.

EL DEBER recorrió el proyecto carretero y constató que los viaductos, esas obras de arte de la ingeniería, están en franco proceso de destrucción. Varias losas de concreto que forman parte de los elementos estructurales de los pasos a desnivel se desplomaron y los terraplenes donde se asentarán las vías de acceso presentan un deterioro progresivo. La maleza cubrió parte de los canales de drenaje pluvial y en el contorno, de más de uno, existen microbasurales.

La inseguridad vial es otro punto débil a la largo del trayecto de la doble vía Santa Cruz-Warnes (lado este). La señalización en la ruta y en las obras inconclusas (viaductos y puentes) es nula y el movimiento de unidades de transporte de alto tonelaje con carga y de buses del servicio público y de vehículos particulares es intenso.

La falta de iluminación en todo el trayecto también es otro factor de riesgo. A ello, se suma la presencia de ganado vacuno, equino y de animales domésticos que transitan por la berma de la carretera en busca de hierba para alimentarse.

Empresarios que desarrollan actividades agroindustriales y desarrolladores inmobiliarios que gestan proyectos en el área de influencia de la ruta, que prefirieron mantener en reserva su identidad, lamentaron el retraso en la entrega de la autopista y la falta de compromiso y voluntad de los impulsores del millonario proyecto, cuya postergación y descuido -dicen- es notorio en el deterioro parcial, pero progresivo, principalmente de los viaductos. Ponen en entredicho la calidad de los trabajos inconclusos y reparan en la fiscalización.


Proceso judicial en curso

Desde la ABC regional Santa Cruz, el gerente David Acebey, explicó que lamentablemente este proyecto se encuentra en etapa de rescisión de contrato. Refirió que la empresa contratista interpuso la anulación del contrato y en este momento se lleva adelante un proceso judicial para definir las competencias y las responsabilidades de la ABC y de la empresa constructora de la carretera.

Hizo notar que la ABC encara gestiones para poder garantizar y comprometer los recursos -Bs 290 millones- para la continuidad de los trabajos pendientes. Según dijo, este proceso implica realizar una nueva licitación con los mismos actores (financiamiento externo de la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, Gobernación de Santa Cruz y los municipios de Santa Cruz de la Sierra y Warnes). “Estamos en negociaciones, tanto con la Gobernación y las dos alcaldías para que comprometan recursos y así podamos garantizar los recursos para concluir las obras”, manifestó Acebey.

En febrero de este año, autoridades de la anterior gestión de Obras Públicas de la Gobernación, afirmaron que cuatro son los entes financiadores de la autopista, CAF-Banco de Desarrollo de América Latina (53,63%), Gobernación de SCZ (22,41%), municipio de Santa Cruz de la Sierra (13,07%) y alcaldía de Warnes (10,89%). Aclararon que la Gobernación entregó el 100% de la contraparte.

Según Acebey, de los Bs 811 millones del monto de inversión proyectada para la construcción de la carretera ($us 116 millones) se ha ejecutado aproximadamente en físico un 78% ($us 90 millones).

Consultado sobre el plazo de la licitación para culminar las obras pendientes, Acebey dijo que por responsabilidad este proceso no se llevará a cabo mientras los actores involucrados en el proyecto no garanticen los recursos que por contraparte les corresponde.

En el caso de la municipalidad de Warnes, reveló que hasta el momento no abonó el 13,07% de los recursos que debe entregar como contraparte. Miércoles y jueves se buscó un contacto telefónico con el ejecutivo municipal warneño para conocer su versión y la justificación al respecto, pero la autoridad no atendió su teléfono celular.

Con relación a la falta de señalización en las obras y trabajos inconclusos, Acebey expresó que lamentablemente la obra debería estar en poder de la empresa constructora para responsabilizarse de todos los elementos que implica la seguridad vial. “Como ABC vamos a ver cuáles son las acciones que se tiene que seguir para hacer cumplir y de alguna manera garantizar mínimamente la seguridad de los transportistas y transeúntes que están utilizando una vía y que está descongestionando el tráfico a varios sectores”, apuntó.

En marzo de 2020, el consorcio TGC, contratista de la doble vía Santa Cruz-Warnes-lado este, mediante oficio notariado, notificó a la entidad contratante ABC la resolución de contrato de la obra por incumplimiento de pago de certificados de avance aprobados por el supervisor. En aquella oportunidad, la contratista refirió que, debido a los montos adeudados, se afrontaba una situación de total inseguridad económica y técnica para continuar ejecutando la obra.

Perjuicios en el transporte

Para el directivo de la Unión de Transportistas del Norte Integrado -lo conforman 56 organizaciones que engloban un parque automotor de 7.000 a 9.000 unidades vehiculares-, Carlos Vera, este proyecto es esencial para descongestionar el caos existente en la actual ruta, que hoy luce saturada. En 2020, con datos del INE, el parque automotor en el departamento de Santa Cruz alcanzó a 725.549 vehículos; los particulares representaron el 95,2%, los de servicio público el 4,1% y los oficiales un 0,6%.

El dirigente lamentó la demora en la entrega de la autopista, de la que dijo es estratégica para las unidades de transporte público que operan en los municipios productivos del Norte Integrado y que sirve de enlace para transportar la producción y carga de exportación que se genera en Santa Cruz. “Ya pasó bastante tiempo, es hora de habilitar esta ruta, pero no inconclusa sino con todas las obras que incluye el proyecto”, anotó Vera.

Marcelo Cruz, presidente de la Asociación del Transporte Internacional (Asociatrin), condenó el descuido y la postergación de este proyecto que será de gran utilidad para aliviar la actual saturación de vehículos livianos y pesados que circulan por la actual ruta.

Cruz disparó contra la actual administración de la ABC, de quien dijo falla en la conservación y mantenimiento y seguridad vial de las carreteras de competencia departamental y nacional.

En febrero de este año, la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz) hizo notar que este proyecto debió ser adjudicado a empresas nacionales y terminado hace dos años, ajeno al retraso en los pagos de planillas.

Calificó de nefastas las licitaciones en Bolivia, por incumplir la ley.

La inversión en carreteras supera Bs 1.000 millones

El pasado mes, con motivo de la efeméride de Santa Cruz, según el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Édgar Montaño, el Gobierno nacional entregó en este departamento obras viales, cuya inversión supera los Bs 1.119 millones.

A decir del ministro, entregaron la construcción de El Torno-Espejos, la doble vía Yapacaní- Puente Ichilo y los contratos de rehabilitación y cumplimiento de estándares de la carretera Santa Cruz-Trinidad-San Javier. En cuanto a los tramos carreteros Boyuibe-Charagua-El Espino y Buena Vista-Kilómetro 13, además de puentes y otras infraestructuras, Montaño señaló que la Gobernación de Santa Cruz adeuda más de Bs 112 millones.

En el contexto nacional, el jueves, Montaño anunció el Plan de Conservación Vial que arranca este mes y cuya asignación presupuestaria para la gestión 2021-2022 llega a Bs 528.172.79.

El ministro relievó el trabajo del Gobierno, que, a su criterio, está dando resultados positivos, entre ellos, garantizar que todas las carreteras del país estén en óptimas condiciones para la seguridad de los usuarios y los transportistas.

Montaño dio cuenta de que las licitaciones se realizarán en época de estiaje; es decir, en período donde las empresas puedan acumular el material correspondiente y no como lo hizo la anterior gestión gubernamental, en época de emergencia.

Entre las intervenciones que se realizan están, según se informó, pavimento rígido-flexible, obras de arte mayor y menor, vías no pavimentadas, seguridad vial y obras de emergencias.

Comentarios