Escucha esta nota aquí

La avioneta con matrícula boliviana CP-3114, que cayó con un cargamento de 221 kilos de cocaína en Paraguay, tripulada por dos jóvenes, salió de Santa Cruz, muy probable del aeropuerto El Trompillo, pero nadie sabe cómo, por lo que la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) y la Fiscalía de Sustancias Controladas ya iniciaron las investigaciones del escándalo y practicaron allanamientos en varios inmuebles de nuestra capital.

La Felcn, a través del Grupo de Inteligencia y Operaciones Especiales (GIOE), tras recibir informes de su par el Senad, ayer lunes se movilizó para esclarecer cómo salió la avioneta. 

El GIOE maneja informes de que la nave decoló de uno de los hangares del aeropuerto El Trompillo, pero tratan de establecer cómo burló los controles, si presentó su plan de vuelo de acuerdo a normas o si emprendió vuelo primero a otro lugar de nuestro país para cargar la droga y finalmente partir a Paraguay.

Fue el miércoles pasado que agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) de Paraguay practicaron una operación en la Colonia Nueva Fortuna, departamento de Alto Paraná.

Durante los procedimientos el Senad descubrió que en una propiedad agrícola había aterrizado la avioneta boliviana color azul con blanco, matrícula CP-3114 con bandera boliviana.

Dos jóvenes estaban tratando de escapar al monte, pero fueron atrapados y luego identificados como Ricardo Franco Méndez, de 24 años, y Aldrín Columba Barba, de 20.

La nave estaba cargada con siete bolsas conteniendo los paquetes de cocaína de alta pureza tipo ladrillo y los jóvenes tenían en su poder aparatos telefónicos y dos GPS.

Jóvenes no tenían antecedentes

Según las primeras indagaciones de la Felcn y la Fiscalía antinarcóticos, los jóvenes Ricardo Franco Méndez (24) y Aldrín Columba Barba (20) no tenían antecedentes por narcotráfico, tampoco por otros delitos penales en Bolivia. Agentes de la Felcn lamentaron la situación de los muchachos al calificar como un tremendo golpe a sus vidas cuando recién empiezan a caminar. Ellos ya fueron enviados a una prisión preventiva por orden judicial tras ser imputados por la Fiscalía Especializada de Paraguay por delito de tráfico internacional de drogas.

La Felcn cree que fueron usados por las grandes mafias del tráfico internacional de drogas, pero en Paraguay pueden ser sentenciados hasta 25 años de cárcel según el Senad, que maneja datos de las leyes en ese país.

El Senad, indaga en Paraguay nexos, mientras comparte información con Bolivia y la Felcn también está movilizada en nuestra capital para aclarar el hecho.

Narcos en destacamento militar

Asimismo la semana pasada el Senad incursionó en el histórico Destacamento Militar Gabino Mendoza, al límite del Gran Chaco de Bolivia, para incautarse de una gran cantidad de precursores químicos camuflados en bagazo para alimento para ganado vacuno. Los químicos eran comprados en grandes cantidades en camiones de alto tonelaje con placa boliviana y llevados al destacamento militar. 

Según las investigaciones, los precursores luego eran transportados a Bolivia para el abastecimiento de laboratorios de cristalización de cocaína.

Fueron detenidas cinco personas, tres bolivianas y dos militares paraguayos.

Se trata de Gustavo Cáceres Álvarez y Ramón Céspedes Pereira, militares paraguayos, y los bolivianos Paulina León Herrera, Patricia Toco y Jorge García Valdiviezo. Las mujeres, según las investigaciones, eran las cabecillas de la organización criminal del narcotráfico. Las mujeres, según el Senad, operaban hace tiempo, las llamaban ‘Patronas’ y se hacían pasar como prósperas empresarias.

Otros 504 kilos de Bolivia

La semana pasada el Senad también detuvo a dos jóvenes brasileños en la estancia Yaguarundi de Capitán Bado. Se trata de Ronaldo Rojas Flores y Pedro Henrique Ifran Stival, que estaban en dos lujosas camionetas cargadas con 15 bolsas con un total de 504 kilos de cocaína procedente de Bolivia.

Los sujetos estaban por escapar, pero fueron atrapados. Sin embargo, antes ya una avioneta había descargado la droga y emprendió la fuga. La Felcn en Santa Cruz también inició indagaciones del caso de los químicos del destacamento militar y de los 504 kilos de droga.



Comentarios