Escucha esta nota aquí

La campaña no subió de temperatura cuando la pandemia por coronavirus estaba en el pico máximo. En este tiempo se reanudó y desató una “guerra” de acusaciones entre los mismos adversarios del Movimiento Al Socialismo (MAS) y el partido de Evo Morales enfrenta una complicada situación interna por reorganizar su plancha de candidatos a la Asamblea Legislativa Plurinacional. Existe una disputa entre los rivales del MAS por llegar a ser el frente que ofrezca lucha al masismo.

La presidenta Jeanine Áñez, que también es postulante a la Presidencia por la alianza Juntos, aprovecha los actos públicos para atacar a sus contrincantes, en especial a Luis Arce, del MAS, y a Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC). 

No duda en llamar “abusivos” a los representantes del masismo y se agarró de las denuncias por estupro que pesan contra el jefe de campaña del MAS, Evo Morales, quien está asilado en Argentina.

“Quiero terminar con el abuso. Soy una buena noticia para las mujeres, pero soy la peor noticia para esos abusivos, para esos violadores (…), para esos que usan el poder para abusar de niñas como lo que ahora nos está avergonzando". 

Cuando se acusa a un mandatario de haberlo hecho, eso no tiene perdón, eso no tiene olvido”, afirmó Áñez esta semana en un acto público en la localidad de Santa Fe, en Santa Cruz.

Luego se estrelló contra los demás candidatos, en especial contra Mesa, a quien lo acusó de “callar” ante las demandas que se instalaron contra el líder del MAS. 

“Una vez más me dirijo a don Carlos Mesa, ¡pronúnciese señor Mesa! demuestre la indignación que sentimos todas las mujeres con esas imputaciones de violación o de abuso de niñas. No se esconda como lo hizo en noviembre (…), como si fuera un alcahueterío estar jugando con la libertad y democracia de nuestro país. Qué vergüenza callarse ante un hecho y un acto tan indignante”, reclamó la mandataria.

La presidenta no duda en utilizar adjetivos contra sus rivales en los actos públicos. A los del MAS los llama “violentos” y “salvajes”. 

A Mesa le dice que es parte de un “alcahueterío” y de los demás no emite muchos criterios, sobre todo de Luis Fernando Camacho.

Mesa salió al paso y respondió a Áñez diciéndole que se pronunció por la demanda de estupro contra Morales, a la que calificó como un “delito mayor” que debe ser investigado. 

El expresidente alertó sobre la necesidad de evitar la revictimización de la joven involucrada y cuestionó que la mandataria utilice bienes y recursos públicos para realizar campaña electoral en contra de su postulación.

“Lamentablemente hoy, el actual Gobierno, en este proceso electoral, está haciendo exactamente lo mismo: usar los bienes del Estado, los medios de comunicación, los medios de transporte, como si fueran suyos en función de sus intereses electorales (…) Durante 14 años hemos tenido un gobierno que no respetaba ni las leyes, ni la institucionalidad y eso es algo que no se puede admitir porque no es correcto”, cuestionó Mesa.

Camacho en La Paz

En la alianza Creemos los disparos son contra sus principales rivales. El postulante presidencial de este frente, Luis Fernando Camacho, acusó a Áñez de usar recursos públicos para realizar campaña electoral, al MAS lo denunció ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) por recibir material electoral hecho con dinero público como donación con el fin de que le quiten su personería jurídica y califica de “viejos políticos” a los candidatos Mesa y Jorge Quiroga, de Libre 21.

“El MAS representa a la pedofilia, eso refleja el MAS. Su máximo líder (Evo Morales) muestra lo que es, un pedófilo, que va en contra de lo más hermoso que tiene una persona, que es su niñez. 

Eso es lo triste, ese es el dueño del MAS y esperemos que la justicia haga su trabajo. Sobre Juntos, lo único que hizo este Gobierno, mientras el pueblo se llenaba de esperanza esperando respiradores, es hacer un negocio. Tenemos que decir las cosas como son, este Gobierno representa a la corrupción y el MAS fue su aliado siempre”, acusó Camacho.

Por su parte, la vocera de Creemos, Roxana Lizárraga, aseguró que la alianza no hará pactos con los “viejos políticos” y que se encaminan en seguir en la lucha electoral al frente de su binomio Luis Fernando Camacho y Marco Pumari.

No podemos hablar de alianzas con gente de la vieja política. Nuestra alianza es nueva y representa la movilización de los 21 días que sacó al dictador Evo Morales del país”, dijo.

Al respecto, Quiroga valoró la labor que realizaron Camacho y Pumari en las movilizaciones del año pasado que provocaron la renuncia de Evo Morales a la Presidencia. Empero, prefirió no ingresar en la decisión del ex líder cívico de no ser parte de una alianza.

“Yo no entro en las discrepancias de esa naturaleza, respeto a la gente sin discriminación de edades (…) Continuaré, hasta el último día, buscando aglutinar la mayor cantidad de fuerzas y voluntades para dar una respuesta con capacidad económica, firmeza democrática y unidad nacional, sin discriminar, ni por raza ni por región absolutamente a nadie”, señaló el expresidente.

El MAS espera

En el MAS intentan hacerse a un lado en esta guerra de acusaciones, pero sus líderes están en la mira de sus cuatro principales rivales electorales: CC, Juntos, Creemos y Libre 21. Evo Morales no duda en utilizar su cuenta de Twitter para atacar a Camacho, a quien lo ve como parte de lo que él llama el “golpe de Estado” que lo sacó de la Presidencia el año pasado. Pero también apunta contra Mesa, Quiroga y de Áñez se refiere a los casos de corrupción que se encontraron durante la pandemia.

El MAS y sus sectores afines se reunieron el miércoles en el trópico cochabambino para redefinir la estrategia electoral. En el acto participó el presidenciable de esta sigla, Luis Arce, y otros postulantes al Legislativo. Mientras, el candidato a la Vicepresidencia del MAS, David Choquehuanca, anunció que recorrerá diferentes partes del país con el fin de visitar a la población y conocer sus necesidades. 

El excanciller dijo que utilizará su vehículo y las redes sociales para conocer las  inquietudes ciudadanas.

“Estamos haciendo la evaluación, (los bloqueos de carreteras) no creo que haya afectado mucho. Donde nos ha afectado algo es en las ciudades, básicamente, porque todos los hermanos en el área rural saben perfectamente, cuando han salido a bloquear, que lo que estábamos pidiendo era algo justo”, admitió Arce en contacto con la televisora paceña SEO Tv.

Sobre la campaña, la analista y exdiputada Jimena Costa consideró que la alianza Juntos “comete los mismos errores” del MAS al utilizar los bienes y recursos estatales con la intención de lograr réditos políticos acusando a sus adversarios.