Opinión

La COP-25 y los riesgos climáticos desde la ciencia

El Deber logo
25 de diciembre de 2019, 3:00 AM
25 de diciembre de 2019, 3:00 AM

Sergio Salas Sejas

La pasada cumbre de Cambio Climático COP-25 en Madrid me ha dejado la impresión de haber estado, desde el principio, envuelta en un halo de desestabilidad social y falta de compromiso político de largo plazo. Bajo el eslogan de “Tiempo de actuar”, la cumbre ha terminado simplemente aplazando los tiempos de las acciones y sin los compromisos necesarios para mantener la meta de llegar al final del siglo con un incremento de la temperatura, por debajo de los 1.5 grados.

Las diferentes voces han mandado el mensaje de emergencia climática y de crisis ambiental. Los actores civiles, ambientalistas y pueblos indígenas han expresado sus pedidos acompañados de movilizaciones mundiales. La comunidad científica ha mostrado evidencia muy robusta sobre los riesgos relacionados al calentamiento del planeta, más aún dicha evidencia sigue con poca influencia al momento de las decisiones políticas.

La Organización Meteorológica Mundial (WMO, en inglés) ha presentado su declaración sobre el estado del clima global (Statement on the State of the Global Climate in 2018). El reporte es extenso y detallado y de éste tocaré algunos puntos relacionados a los riesgos del calentamiento global. Los eventos naturales extremos han derivado en un alto número de afectados climáticos. De los 62 millones de personas afectadas a nivel mundial en 2018, 35 millones fueron afectadas por inundaciones. Las inundaciones en el caso de los países andinos y en Bolivia en especial, le han traído múltiples efectos socioeconómicos adversos y amargos recuerdos.

Otro riesgo derivado del calentamiento del planeta está relacionado a la creciente presión sobre el sector agrícola, éste a su vez tendrá efectos en el aumento del hambre y la malnutrición de las poblaciones más vulnerables a nivel mundial. La seguridad alimentaria podría verse en situación de crisis.

Finalmente me referiré a los riesgos en la salud humana. Las intensas temperaturas están ocasionando olas de calor tan intensas que tienen múltiples efectos negativos sobre enfermedades cardiovasculares, diabetes, asma, trastornos psicológicos además de enfermedades infecciosas. El reporte científico también muestra un análisis que en todos los continentes hay influencia directa de las temperaturas extremas y el aumento de la mortalidad.

La urgencia del compromiso político y empresarial para descarbonizar las economías y entrar por completo en el paradigma de la economía circular podría tardar mucho. Este compromiso no será posible sin la participación activa y comprometida de la sociedad civil. Es decir que en sus acciones estimado lector, está una importante parte para revertir la crítica situación a la que nos encaminamos. En su voz está el demandar agendas ambientales que contribuyan al fortalecimiento de las capacidades en diferentes grupos de la sociedad y que no sean depredadores con el ambiente. En sus manos está el llevar su bolsita reusable cada día por el pan.

Tags