Escucha esta nota aquí

Ante el escenario complejo que atraviesa la coyuntura política nacional y los criterios surgidos por los resultado de la última encuesta de intención de voto (de cara a las elecciones del 3 de mayo) realizada por Cies Mori, el gerente de esta entidad y líder de esta muestra, José Luis Gálvez, arguyó que la encuesta no es determinante, pero muestra un pulso y visualiza una posición al momento de una toma de decisión.

“La primera consulta de la encuesta es si los participantes ya tienen decidido su voto. El 45,6% respondió que no y posteriormente se consulta por quién votarían si las elecciones fueran de inmediato. Entonces, hay una elección abierta y hay tiempo para que los candidatos tomen decisiones que sea acertadas para ‘enamorar’ a los votantes”, justificó Gálvez en una entrevista con EL DEBER Radio.

En este sentido, el ejecutivo acotó que este primer resultado es consecuencia de las acciones de los candidatos contrarios al Movimiento Al Socialismo (cuyo candidato, Luis Arce, encabeza la lista con un 31,6% de intención de voto, seguido por Carlos Mesa con el 17,1% y Jeanine Añez con el 16,5%), que refleja cierta decepción de los electores que demandan unidad por parte de los bloques (no confundir con un partido único).

En su análisis, Gálvez señaló que, con este resultado, al MAS no le alcanza para ganar la elección en primera vuelta y que si los actores políticos no se centran en sus estrategias eso favorecería al candidato Luis Arce.

Además, enfatizó que el escenario político se mueve en un marco esquematizado por el MAS; es decir, existe una cartografía electoral que les favorece para obtener una mayoría en la Asamblea Plurinacional, lo que implicará un doble esfuerzo para sus opositores. Lamentablemente, el analista ve que en lugar de poner atención a unas reglas de juego justas, los candidatos se centran en atacarse.

No hay acercamiento

En esta línea, el líder cívico cruceña Rómulo Calvo refirió en días pasados que los principales perfiles políticos en carrera “no escuchan al pueblo” y criticó que se tome la democracia como un “juego”, ya que no “leen los errores del pasado” que llevaron al país a una convulsión (en el contexto que llevó a la salida de Evo Morales del poder).

Sin embargo, ninguno de los candidatos da el brazo a torcer o da señales sobre un cese de sus aspiraciones presidenciales. Tampoco se cumple el pacto de ‘no agresión’ y no hay luces de un acercamiento, salvo la reunión pactada por el Comité Pro Santa Cruz para el 3 de abril. El consenso y la llamada “voluntad” de quienes fueran opositores al mandato de Evo se hace esperar.