Escucha esta nota aquí

Las alcaldías de nueve ciudades capitales del país, más El Alto, están preocupadas por cómo se desarrolla el proceso censal. El aspecto que más inquieta a las autoridades es la falta de coordinación del Instituto Nacional de Estadística (INE) con los gobiernos municipales. A esto se suma, el poco tiempo que tiene el Gobierno para realizar la actualización cartográfica, la insuficiente información, la ausencia de diálogo para elaborar la boleta censal y los mecanismos para evitar el traslado de personas.

La Asociación de Municipalidades de Bolivia (AMB), institución que agrupa a las ciudades capitales, manifestó que no se pretende quitar las competencias dictadas por ley al INE, más bien se busca colaborar para que el trabajo censal tenga la legitimidad y confianza que la población exige.

Uno de los puntos alarmantes es el operativo de campo para la actualización cartográfica que aún no comenzó. Está previsto que se desarrolle entre mayo y agosto.

“(Los cuatro meses) es un tiempo corto y si hay este espacio de coordinación, acompañado de una explicación técnica del INE para mostrar a los gobiernos municipales de manera abierta que eso va a ser posible, creo que habría mayor tranquilidad. Al no haber un encuentro genera una polémica”, aseguró a EL DEBER el director de la AMB, Alfonso Lema.

Desde febrero, los alcaldes Iván Arias (La Paz), Manfred Reyes Villa (Cochabamba), Jhonny Llally (Potosí) y la municipalidad de Santa Cruz manifestaron su voluntad de entregar sus cartografías actualizadas, pero el INE argumentó que ya contaba con los mapas georreferenciados y rechazó la oferta.

Sin embargo, la secretaria de Planificación de La Paz, María del Carmen Rocabado, informó que el 5 de abril el director del INE, Humberto Arandia, se contactó a través de una carta con el municipio para solicitar la cartografía paceña. Esperan que con este recurso se avance de manera acelerada.

El burgomaestre de Potosí, Jhonny Llally, demandó a las autoridades iniciar con los trabajos de la actualización. Mientras, desde Sucre, el secretario general, Orlando Ceballos, afirmó que quieren constatar que en los mapas no se cometan omisiones.

Sobre la boleta censal, las alcaldías de El Alto, La Paz, Santa Cruz, Potosí, Tarija, Cochabamba y Sucre manifestaron la necesidad de entablar un consenso para incluir algunas preguntas, como autoidentificación, vivienda habitual, aspectos económicos y participación de la mujer

Lamentaron que aún no se haya difundido la boleta o, al menos, que no se haya llamado a un encuentro para aceptar sugerencias en el cuestionario.

La alcaldesa Eva Copa dijo que el tema de la autoidentificación ayudará a mostrar la construcción sociológica de El Alto.

La tercera preocupación comprende los mecanismos para evitar el traslado y migración interna de las personas el día del censo.

Además, ante la falta de fiabilidad de los datos, desembocó que tres ciudades, como El Alto, Potosí y Santa Cruz inicien tareas de precenso o registro de habitantes en julio. Estos datos serán comparados con las estadísticas del INE.

En el Alto serán las juntas de vecinos encargados de hacer este trabajo, en Santa Cruz se ocupa la alcaldía y en Potosí se contratará a una empresa consultora.

Estos temas están asociados a la escasa información. Incluso se interpuso una acción popular contra Arandia para que informe sobre los avances del censo.



Comentarios