Escucha esta nota aquí

Niños y jóvenes vuelven a ser los invitados especiales de la Feria Internacional del Libro de Santa Cruz de la Sierra (FIL), con un espacio de 1.200 m2 destinado exclusivamente para introducirlos en la lectura y también comprometerlos en el cuidado del medioambiente. El evento cultural se desarrollará del 28 de julio al 8 de agosto, en Fexpocruz.

La organización, a cargo de la Cámara Departamental del Libro de Santa Cruz de la Sierra, confirmó que los menores de 12 años ingresarán gratis, al igual que los colegiales que asistan con sus profesores, una carta y la lista de estudiantes del establecimiento.

Después de un año de incertudumbre, la FIL regresa en versión presencial.

La dinámica

En el pabellón infantil y juvenil, el espacio más colorido y llamativo de la FIL, se instalará el ‘Mundo real’, un planeta donde los chicos deberán jugar como ‘ecohéroes’ o ‘ecovillanos’ y recolectar los siete amuletos, flora, fauna, tierra, agua, aire, calentamiento global y contaminación acústica, que los involucrarán con acciones para salvar el planeta. La Dama y el Caballero del Saber y el Dragón Lector los acompañarán en cada reto y los guiarán en el recorrido.

“Los niños y los jóvenes deben abrazar la realidad en la que viven y cuidarla. En este espacio encontrarán todas las herramientas para accionar el cuidado de nuestra Tierra”, explicó la escritora y gestora cultural Sarita Mansilla, que junto al actor Miguel Mostajo y al artista plástico Blair Jiménez crearon el espacio.

A pesar de que este pabellón se redujo en metros, a causa de la presión de la pandemia sobre el evento, Mansilla indicó que “el centro mágico de las letras continuará siendo la gran atracción” gracias a sus dimensiones y alcance que no se ve en las ferias literarias más grandes del mundo, como la de Frankfurt, Guadalajara, Santiago y Buenos Aires.

El programa

Durante todas las jornadas de la feria y en diferentes horarios, habrá obras de teatro al aire libre, al lado del pabellón infantil y juvenil. Los pequeños disfrutarán de espectáculos en vivo y también se reencontrarán con el Dragón Lector, los dos tronos dorados y otros dos dragones. Se suma el monstruo de plástico que, con sus cinco metros, será parte de la aventura.

“Mientras más plástico botamos a la calle nos convertimos en el monstruo del plástico o mientras más agua botamos, nos convertimos en un monstruo de agua”, contó Miguel Mostajo.

Comentarios