Escucha esta nota aquí

Es un gran desafío para la Cámara Departamental del Libro, pero lo asume con la seguridad de que la gente necesita nuevamente el encuentro con los libros, con la lectura y compartir en familia en uno de los eventos culturales más importantes de la ciudad.

De esta manera, Ruth Hohenstein, presidenta de la institución, resume el sentimiento de libreros, editores y autores, que, desde anoche, reciben al público cruceño que, luego de más de dos años, retorna a Fexpocruz para ser parte de la Feria Internacional del Libro de Santa Cruz de la Sierra.

Debido a la pandemia, la versión del año pasado se suspendió y en diciembre se efectuó una feria reducida en dos espacios del centro de la ciudad. “La seguridad está garantizada, los pasillos están más amplios y habrá actividades al aire libre, como el teatro y el salón Óscar Barbery Justiniano, que es un espacio nuevo. Por eso le pedimos a toda la gente que nos colabore, que no se quite el barbijo para poder disfrutar de todas las actividades. La feria no se podía dejar de lado, el covid no nos va a vencer”, manifestó Ruth Hohenstein.

De esta forma, la cita número 22 quedó inaugurada anoche en el Pabellón Infantil y Juvenil, con la presencia de autoridades locales. Estará abierta hasta el 8 de agosto en los pabellones Brasil, EEUU, Bolivia y 21 de la Fexpo, de 15:00 a 22:00. La entrada cuesta Bs 20, pero menores de 12 años y grupos de estudiantes ingresan gratis


Comentarios