Escucha esta nota aquí

Miles de personas afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) y representantes de los pueblos indígenas, se aglomeraron ayer domingo, en los alrededores de la plaza Murillo y la plaza de San Francisco de La Paz. 

La fiesta comenzó tras que el presidente Luis Arce y el Vicepresidente David Choquehuanca, juraran ante el pleno de la Asamblea Legislativa, iniciando su mandato constitucional, de cinco años.

La plaza central estuvo cerrada a la gente durante toda la primera jornada, por la seguridad estricta que se instaló desde dos cuadras a la redonda de la plaza histórica fuertemente acordonada por policías y militares. Quienes estuvieron en el centro político, solo ingresaron con pases especiales, que fueron otorgados días antes, por la Cancillería.

Fue después de las 15:00 que se pudo acceder al lugar, cuando se dio paso al desfile cívico-militar en honor a las nuevas autoridades ejecutivas que lograron un apoyo del 55,1% en las pasadas elecciones del 18 de octubre.

Pero desde la mañana, el entorno del kilómetro cero de la ciudad de La Paz, se impregnó de pueblo. Primero, por el sahumerio que se quemó en cada esquina de la plaza Murillo, donde los amautas, con fuego blanco, invocaron bienestar para Bolivia.

Más tarde, empezaron a oírse los pututos y los sonidos musicales de quenas, zampoñas, bombos, flautas y caracoles animando a la gente que aguardaba desfilar bajo un cielo despejado, con una temperatura cercana a los 20 grados, pero con un candente sol altiplánico.

La música y el baile brotaron. Flamearon las banderas del MAS y de las regiones que desfilaron. La comida, los refrescos y la cerveza no faltaron. Un grupo de 3.000 ponchos rojos hicieron un cordón de seguridad, al lado de miembros de las Fuerzas Armadas.

“Estamos felices. Volvió la democracia que teníamos. Esperamos progreso, reactivación de la economía y justicia para todos”, señalaban los participantes.

Bioseguridad

El entusiasmo de las personas afines al partido de Gobierno dejó a un lado casi todas las medidas de bioseguridad que aconseja el Ministerio de Salud para evitar el contagio del coronavirus. Muchos usaban barbijos, pero se lo despojaban al ingerir alimentos en plena calle.

El distanciamiento físico no fue acatado y no había muchas formalidades para el lavado de manos y el uso de alcohol en gel.

Protestas

Un grupo de personas intentó protestar contra el fraude electoral, cerca de la plaza del estudiante, en el Prado paceño. La intención fue rápidamente seccionada por efectivos policiales motorizados que lograron dispersarlos con gases lacrimógenos.

La protesta se ubicó en el camino de seguridad localizado por los uniformados, por donde tenían que transitar las autoridades de países amigos de Bolivia, que llegaron para participar del acto de Posesión de Mando Presidencial. Cerca de 5.000 efectivos policiales se desplegaron en cercanías de la plaza de Armas de La Paz.

El desfile

Justo a las 15:00, cuando despidieron a sus visitantes del extranjero, el Presidente Luis Arce, el Vicepresidente David Choquehuanca salieron al Palco Oficial de Palacio Quemado, acompañados por los presidentes de la Cámara de Diputados Freddy Mamani y de Senadores, Andrónico Rodríguez y otras autoridades. Así se dio inicio al desfile multitudinario.

Los primeros en pasar frente al palco del Presidente, fueron los miembros del Pacto de Unidad y los dirigentes comunitarios de la Provincia Omasuyos, de donde provienen los Ponchos Rojos. Inmediatamente, marcharon las diferentes guarniciones militares para dar paso después, a las organizaciones civiles, encabezados por los mineros sindicalizados.

El desfile terminó después de las 18:00 horas.