Escucha esta nota aquí

Los representantes del Ministerio Público no asistieron ayer a una audiencia citada por el juzgado décimo de instrucción penal cautelar en la que se debía resolver un recurso presentado por la defensa de la expresidenta Jeanine Áñez y por ese motivo el acto procesal se postergó para hoy a las 8:30. Mientras, el MAS atacó a la exmandataria por dos flancos diferentes.

En la cuenta de Twitter de la exmandataria, que la manejan sus allegados, se explicó que la defensa buscó la audiencia para esclarecer si los líderes sindicales, diputados, senadores y mandatarios, pueden ser juzgados por la justicia ordinaria por comunicaciones u opiniones durante el ejercicio de sus funciones, o si se respetará el fuero interno conforme a la Constitución.

Además, para solicitar al juez que realice control sobre las imputaciones. El objetivo es que los acusadores sustenten qué acciones son consideradas delitos de terrorismo, sedición y conspiración ya que Jeanine Añez y sus exministros Álvaro Coimbra y Rodrigo Guzmán se encontraban en Trinidad en los supuestos hechos previos a la posesión de Áñez como mandataria.

El 11 y 12 de noviembre de 2019 se produjeron una serie de reuniones entre asambleístas del MAS y líderes políticos para buscar una salida constitucional a la crisis generada tras la renuncia del expresidente Evo Morales, del vicepresidente Álvaro García Linera, y de los presidentes de Diputados, Víctor Borda y de Senadores, Adriana Salvatierra.

La tesis que llevó a la Fiscalía a denunciar y a la justicia a procesar por la vía ordinaria a Áñez fue que ella y sus dos ministros participaron en esa supuesta confabulación, que en realidad fue un diálogo promovido por la Iglesia católica, la embajada de la Unión Europea, la de España y la ONU.

Sin embargo, hasta ahora la Fiscalía ni siquiera ha convocado a los otros participantes de esas reuniones, en las que se definió el mecanismo de sucesión constitucional para que Áñez asumiera el mando la noche del 12 de noviembre de 2019.

Las versiones del MAS

Por su parte Juan Ramón Quintana, el exministro de la Presidencia, afirmó este lunes que la Unión Europea, en particular italianos, alemanes e ingleses, dieron “plata” a Jeanine Añez para establecer una dictadura en Bolivia.

La Unión Europea le dio un apoyo categórico a Añez. Los italianos le dieron plata, también los alemanes y los ingleses. Prácticamente le dieron facultades para que instale la dictadura, el Estado policial en Bolivia”, aseveró Quintana, quien se refugió en la embajada de México después de la denuncia de fraude electoral en 2019.

Quintana realizó esa afirmación durante una reunión con autoridades electas del MAS por La Paz, a tiempo de referirse a los sucesos que, en su criterio, se constituyeron en un “golpe de Estado”. La exautoridad se pronunció en ese sentido, respecto a la sesión del Parlamento Europeo, donde está confirmado que este jueves se tratará el tema de Jeanine Añez y su detención.

Por su lado, un asambleísta del MAS aseguró que la expresidenta busca salir del penal a recibir atención médica en una clínica (por causa de una infección urinaria) porque busca escapar del centro de salud y, después, solicitar asilo en la embajada de Brasil.

“Se está instaurando una estrategia jurídica, en coordinación con la bancada opositora al MAS, a efectos de que se pueda permitir la salida de Jeanine Áñez a una clínica, y de ahí la fuga a una embajada afín”, sindicó el diputado masista Juan José Jáuregui.

Para él, resulta sintomática la temporalidad de los acontecimientos, dijo que casualmente fue una comisión a visitar al secretario general de la OEA, que hizo un “show mediático” para visibilizar su viaje, y que el mismo día “la señora Añez se descompensó”.

Enfatizó que la Dirección de Régimen Penitenciario ofreció la atención médica especializada, pero Áñez se negó a recibirla porque es parte del procedimiento que debe cumplirse para que sea atendido el requerimiento de salir a una clínica, antes será valorada por el médico del penal.


Comentarios