Opinión

La lucha contra el dengue

11 de enero de 2020, 3:00 AM
11 de enero de 2020, 3:00 AM


El gobierno departamental declaró estado de emergencia por la incidencia del dengue en Santa Cruz, cuyas cifras se han quintuplicado en el último año y pueden seguir en aumento en esta temporada de lluvias. La presencia de esta enfermedad durante esta época es casi rutinaria y no debería ser así, deberíamos trabajar entre todos para que bajen los casos y el problema se erradique en esta región.

Hasta hace una semana, en Santa Cruz se reportaban 545 casos confirmados de dengue, más de 300 en la capital y hay más de 2.000 que son sospechosos; hay 14 pacientes internados con complicaciones por este mal.

En el país se han reportado más de 5.800 casos y la mayor cantidad está en el trópico de Cochabamba.

Las circunstancias en que se genera el estado de emergencia ya son conocidas. El dengue encuentra a los hogares con enormes criaderos de mosquitos, por la presencia de recipientes que acumulan agua y larvas del vector. Lo que se puede observar es la falta de orden y limpieza que impera en Santa Cruz (capital y provincias). ¿Por qué hay que esperar las alertas y las mingas para sacar los trastos que ya no se utilizan? ¿No tendría que ser un hábito de buena convivencia entre ciudadanos? Las juntas vecinales deberían tener un rol de control social, de manera que vecinos con buenos hábitos sean capaces de transmitir esas costumbres y denunciar a quienes no las quieren poner en práctica.

Los gobiernos municipales del departamento tienen que ser los principales protagonistas para lograrlo, ya que hacen falta campañas de educación ciudadana, tanto para explicar los síntomas y las formas de prevenir el dengue durante los periodos de lluvia, como para insistir en la limpieza de los hogares a lo largo de todo el año.
Es lamentable también que esta alerta sanitaria encuentre a los cruceños con hospitales colapsados y con falta de personal de salud. Es en estas circunstancias donde resalta la desatención a este departamento. Hay nosocomios con salas cerradas porque falta personal para abrirlas y recibir a más pacientes.

Quien padece una enfermedad infecciosa tiene que, adicionalmente, hacer largas filas para ser atendido y todo eso mientras soporta dolores y malestares.
En tal sentido, ahora que el Ministerio de Salud está en manos de médicos que han estado en contacto con esta realidad, es urgente que gestionen mejores condiciones para elevar el nivel sanitario del departamento. 

Ya se sabe que el Gobierno de Evo Morales gastó millones en pagar a personal cubano (cuya eficiencia no se ha evaluado), dejó vencer 50 toneladas de medicamentos y además postergó un pacto fiscal, castigando así al departamento que más migrantes recibe a escala nacional; es justo que los cruceños (los que nacieron y los que adoptaron como suya esta tierra) reciban lo necesario para seguir acogiendo al país con los brazos abiertos.

No se debe perder de vista que el dengue está golpeando duramente en Paraguay. El diario ABC reporta 130 personas internadas y cuatro decesos vinculados con esta enfermedad. También se reportaron casos en Argentina y en Brasil. Ese contexto hace prever que el problema no será fácil de atender ni se lo hará en corto tiempo.

Es por lo anterior que el combate al mosquito transmisor de dengue debe involucrar a todos: hogares, juntas vecinales, municipios, gobernacionales y Gobierno nacional. Quizás con una acción conjunta se evita repetir la experiencia de muertes o complicaciones graves por esta enfermedad.

Tags