Escucha esta nota aquí

En los últimos años el debate sobre federalismo en Santa Cruz se realizó de manera esporádica en pocos círculos de discusión, lo que no necesariamente podría denominarse como un campo académico en términos de Pierre Bourdieu. Las pocas veces en que se discutía el tema, en esos círculos, aparecía el dilema de que si era el momento para empezar hablar de un proceso federal, cuando no habían tenido el tiempo suficiente de aplicarse las autonomías. En ese contexto el debate no era del interés del ámbito académico en Santa Cruz y no estaba posicionado en la opinión pública, tomando en cuenta que ir a un modelo federal implica reformar la Constitución, a través de una Asamblea Constituyente que tomaría entre tres y cinco años.

En la mayoría de los pocos círculos de discusión del tema federal tampoco se ha debatido el tema de las autonomías de manera integral, y pocas veces se intentó responder preguntas básicas como ¿cuál es la mejor estrategia para llevar adelante un proyecto federal?, ¿qué actor debería llevarlo adelante a nivel nacional? y ¿qué hacer con el Estado Plurinacional? Se podría decir que en estos círculos existe un desconocimiento de los procesos de las autonomías indígenas. Y, por otro lado, en los círculos que trabajan con el tema de las autonomías indígenas en Santa Cruz, existía una desconfianza del debate federal.

Por otro lado, en lo que se refiere al campo político partidario tanto a nivel nacional y regional en Santa Cruz, era previsible que sus actores desactivaran tarde o temprano la discusión del tema federal. En la campaña de las últimas elecciones nacionales Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho se habían referido de manera tibia al tema. En las elecciones a nivel departamental en Santa Cruz Germaín Caballero, Luis Felipe Dorado y el mismo Luis Fernando Camacho lo habían mencionado en sus programas de gobierno, aunque de manera supletoria, sin tener una propuesta clara sobre el tema.

Hasta que el 14 de noviembre, el expresidente Evo Morales y ocho días después, el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, proponen el debate para la implementación del federalismo en Bolivia, como un escenario para dirimir la polarización política y sobre todo la disputa por la hegemonía en el país. Las reacciones a este escenario a nivel estatal fueron diversas, el presidente Luis Arce desafió a la oposición política a ir a ese escenario. Sin embargo, los alcaldes de las principales ciudades del país manifestaron que no era el momento de discutir la profundización de las autonomías y la necesidad de discutir el tema del pacto fiscal. No se conoce todavía la reacción de los seis gobiernos autónomos indígenas y de los 23 procesos de acceso a la autonomía indígena que buscan consolidar sus propios gobiernos. De los cuales, 11 corresponden a procesos de conversión municipal y 13 a vía territorial.

Sin embargo, en la actual coyuntura la mayoría de los representantes de la oposición y el oficialismo empiezan a debatir el tema federal en los medios de comunicación desde la partidización, dicotomización y estigmatización del contrario. En este contexto existe la necesidad que los diferentes actores del campo académico en el país y en Santa Cruz debatan el tema de una manera seria y respondan preguntas básicas como ¿qué hacer con el avance relativo de las autonomías departamentales?, ¿qué hacer con el avance de las autonomías indígenas?, ¿qué hacer con el Estado Plurinacional?, ¿qué hacer con la justicia?, ¿qué hacer con el actual sistema de gobierno?, entre tantas otras.

Juan Pablo Marca es Politólogo por la UAGRM


Comentarios