Escucha esta nota aquí

El coronavirus ya es oficialmente una pandemia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la declaró así ayer durante una rueda de prensa en la que su director general recordó una y otra vez que este es un problema global y que todos los países van a tener que poner mucho de su parte para combatir el virus. Las palabras del eritreo Tedros Ghebreyesus bascularon entre la esperanza -“la pandemia puede ser controlada”- y la severidad.

El máximo responsable de la OMS empezó su discurso dando un áspero toque de atención: “Estamos muy preocupados por los alarmantes niveles de propagación y gravedad, y por los alarmantes niveles de inacción”.

Ghebreyesus explicó que en las últimas dos semanas se han multiplicado por 13 los casos de Covid-19 fuera de China, epicentro del brote. Se han registrado más de 118.000 positivos en 114 países y las muertes ascienden ya a 4.291. Y fue muy claro con lo que va a suceder a partir de ahora: “En los próximos días y semanas esperamos que el número de casos, de muertes y de países afectados aumente aún más”.

Los expertos interpretan la declaración de la OMS más como un mensaje político que técnico.

Según la Real Academia de Medicina, una epidemia es una enfermedad que se propaga por un país durante algún tiempo, mientras que una pandemia se extiende a otros países.

La región se blinda

El coronavirus llegó más tarde a Latinoamérica que al resto del mundo pero su irrupción dio pie en las últimas horas a medidas drásticas como la cuarentena obligatoria para viajeros dictada por Argentina, Colombia, Chile y Perú, o el cierre de escuelas en Panamá.

El primer enfermo conocido de Covid-19 en Latinoamérica apareció en Brasil el 26 de febrero, de un hombre que había llegado de Italia. 

Desde entonces, el coronavirus se ha manifestado en 14 países, murieron dos personas -en Argentina y Panamá-, y se cuentan más de 180 casos, siendo Brasil el país más afectado con 52 pacientes, seguido de Chile con 23 (todos importados).

El Gobierno colombiano anunció ayer “el aislamiento preventivo” -en palabras del presidente Iván Duque- por 14 días de quienes lleguen de China, España, Francia e Italia.

Argentina subió la apuesta al sumar entre los países de procedencia a Estados Unidos, Alemania, Corea del Sur, Japón e Irán; y estudia prohibir la entrada de personas de Italia.

“Si no lo cumple, estará incurriendo en un delito”, advirtió el presidente argentino, Alberto Fernández. También se suspendieron muchos eventos deportivos, entre ellos el Gran Premio de Motociclismo que se disputaría en abril.

La Organización Panamericana de la Salud anunció el envío a partir de esta semana de misiones de apoyo a países de la región que “conllevan un mayor riesgo”, entre ellos Haití y Venezuela. El listado incluye además a Surinam, Guyana, Nicaragua, Honduras, Guatemala, Bolivia y Paraguay, así como las islas del Caribe oriental. 

Comentarios