Escucha esta nota aquí

En marzo del año pasado la vida de todos los bolivianos dio un giro de 180 grados. La pandemia, generada por el Covid-19, trajo consigo dolor y sufrimiento a miles de familias. Esto debido a un sistema de salud que fue rebasado amplimente ante la cantidad descontrolada de casos de coronavirus que se presentaron.

Pero no solo la salud de muchos bolivianos se ha visto afectada por la pandemia, sino también su economía. Debido a las restricciones, prácticamente la mayoría de las empresas paró sus actividades, total o parcialmente, lo que trajo consigo un menor movimiento económico y más desempleo.

No obstante, en este panorama desalentador, las acciones de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) de muchas industrias del país causaron alivio a la gente. Ahora tienen un nuevo enfoque y apuntan a la reactivación económica de Bolivia.

Un ejemplo de esas acciones solidarias es la campaña #YoTeCuidoBolivia, de la industria farmacéutica Terbol. El año pasado, la firma llevó a cabo importantes entregas de medicamentos y material de bioseguridad para la protección del personal de primera línea por un monto de casi Bs 2 millones.

En 2021, la empresa reafirmó su compromiso con la población boliviana, con el sistema de salud y con distintas instituciones donando el equivalente a más de Bs 1 millón en productos de bioseguridad a escala nacional para la lucha contra el Covid-19.

Otra firma que de igual manera ayudó a combatir la pandemia es Cervecería Boliviana Nacional (CBN). “Desde el primer momento pusimos a disposición nuestros camiones y parque logístico para la entrega de implementos médicos a las instituciones de salud. Además, realizamos donaciones por un valor de casi Bs 4 millones, en implementos de bioseguridad”, indicó Nicolás Salazar, director nacional de Marketing de CBN.

Este año, la empresa realizó la donación de dos plantas productoras de oxígeno medicinal: una para la ciudad de Cochabamba y otra para la ciudad de Cobija. La primera se trata de un moderno sistema de producción de oxígeno medicinal, tiene la capacidad de generar una presión de 23.66 newtons por metro cúbico por hora, capacidad suficiente para rellenar 95 cilindros de seis metros cúbicos por día, operando las 24 horas del día. En tanto, la segunda es un sistema de generación de oxígeno medicinal de 8, 3 metros cúbicos por hora con capacidad para llenar 33 cilindros de seis metros cúbicos cada 24 horas con un sistema simplex de compresión y llenado de cilindros con una capacidad de hasta 12 cilindros de seis metros cúbicos por día.

Por su parte, el Grupo Venado enfocó sus esfuerzos en velar por la salud de sus colaboradores. El personal de riesgo (embarazadas y personas mayores de 60 años) fue enviado a su casa para evitar su exposición. Además, realizó la dotación de jugos naturales y vitaminas para reforzar el sistema inmunológico de los trabajadores.

De igual manera, la firma implementó un plan permanente de dotación de insumos de bioseguridad. De forma diaria se realizaba la entrega de barbijos quirúrgicos, cofias, guantes, como medida de cuidado a sus colaboradores y también facilitó el acceso a las vacunas Covid-19.

Vislumbrando el futuro

Luego de haber atravesado por la parte más crítica de la pandemia, muchas industrias ahora están enfocadas en salir adelante y ayudar a que muchos emprendedores hagan lo mismo.

Una prueba de ello es Alicorp. La empresa forma parte de la iniciativa Semilla Capital, una campaña que, en su primera parte, benefició a 1.600 pensiones y tiendas de Bolivia con productos y capacitaciones. En su segunda etapa el número de beneficiados creció hasta los 2.000 negocios familiares en ocho ciudades.

Cada una de esas 2.000 pymes está recibiendo de Alicorp un pack compuesto por sus reconocidas marcas de alimentos y limpieza, así como equipos de trabajo y de bioseguridad. Por otra parte, la compañía enviará a cada uno de los beneficiarios cápsulas digitales con capacitaciones sobre gestión, buenas prácticas y herramientas digitales.

“En Alicorp alimentamos un mañana mejor. Porque alimentar es inspirar, mejorar, crecer; es cambiar el mundo, junto a otras nueve importantes empresas, queremos seguir aportando a la reactivación de la economía nacional apoyando a más emprendedores, impulsando su espíritu de trabajo y superación”, dijo Cynthia Valencia, gerente de Asuntos Corporativos de la firma.

Embol es otra de las compañías que forma parte de Semilla Capital. La empresa además está enfocada en su proyecto de reciclaje, el cual apunta a recuperar y reciclar el 100% de los envases que colocará en el mercado hasta el 2030.

“A través de la Fundación Coca-Cola Bolivia y de la mano de empresas como Empacar, instituciones como Helvetas de la Cooperación Suiza, fundaciones como Natura, el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, la Autoridad Binacional del Lago Titicaca, entre otros, sellamos alianzas estratégicas que nos permitieron llegar a más de 50 municipios del país, para la instalación de contenedores en los que el consumidor pueda reciclar de una manera eficiente y práctica”, explicó Luis Lugones, gerente Nacional de Asuntos Públicos y RSE de Embol.

Aporte valioso

Ibo Blazicevic, titular de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), dijo que las empresas nacionales volcaron todas sus acciones de RSE hacia la solidaridad.

Muchas de las compañías, según Blazicevic, prestaron sus camiones para ayudar a transportar alimentos desde el campo a las ciudades, evitando el desabastecimiento de las personas. Por otra parte, realizaron donaciones de productos de bioseguridad y medicamentos para el personal de primera línea.

Previendo el retorno a las actividades laborales con una mayor intensidad, la CNI diseñó un manual de bioseguridad, el cual fue validado por el Gobierno y que permite precautelar la salud de los trabajadores.

A decir de Heiver Andrade, gerente general de Amigarse Consulting, en un contexto como el del 2020, muchas firmas optaron por realizar donaciones al sector de salud, fuerzas del orden y poblaciones vulnerables, aunque cree que no todas esas acciones pueden calificarse como RSE.

Andrade destaca que, a pesar de la pandemia, muchas industrias están volcando sus estrategias a encontrar el Net Cero (carbono neutro), y en el marco de su innovación están haciendo énfasis en reducir emisiones, repensar las formas de producir, rediseñar sus productos, ya que entienden la necesidad de reparar, reducir, reutilizar y reciclar, algo que se conoce como economía circular.

“Hoy podemos ver a empresas como Coca Cola, Nestlé y CBN que no solo se están preocupando en reponer el agua que se usa, sino innovando en su forma de empacar ya sea botellas o cajas, la idea de ambos es llegar al carbono neutro (Net Cero) al 2030; esa es la línea que de a poco deberán seguir todas las compañías”, manifestó el experto.

Andrade invita a los empresarios a adoptar el pensamiento disruptivo a innovador, el cual no se trata necesariamente de grandes inversiones, sino de grandes decisiones, de revalorizar la ética y de agregar valor en cada uno de sus procesos.

Comentarios