Edición Impresa

La pandemia que crece

Marcelo Ostria Trigo 19/1/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

Una de las actuales calamidades mundiales es la pandemia del Covid-19 que representa un desafío para las sociedades y los gobiernos. Y, como ya es usual, en nuestro país abundan las opiniones de los expertos, y de quienes no lo son, para encarar este enorme desafío. Es más: esta pandemia se ha convertido en un tema político, justamente cuando se ha marcado el domingo 7 de marzo próximo para las elecciones de gobernadores y alcaldes, lo que coincide con la segunda ola de la pandemia, que ya ocasiona un creciente aumento de personas contagiadas y fallecidas. Estas elecciones, si no se postergan, serán fuente de más contagios del virus.

Mientras tanto, en lugar de adoptar las medidas aconsejables y promover un frente común para enfrentar la pandemia que afecta a todos, el oficialismo está empeñado, inclusive por la fuerza, en la toma de instituciones con el afán de dominar en todos los ámbitos de la administración del Estado. Esto con masacres blancas, o sea el despido de funcionarios –muchos de ellos técnicos, como en el Sernap, con más de diez años de experiencia– para incorporar a los militantes del oficialismo.

Ante este panorama alarmante, especialistas en control de las epidemias, junto a otros sectores de la sociedad, han pedido a los gobiernos nacional, departamentales y municipales, que reestablezcan una rígida cuarentena que, de alguna manera, evitaría una mayor cantidad de personas contagiadas. Esta medida, sin embargo, es resistida por el Gobierno nacional con el argumento de que podría aumentar los problemas económicos del país y desataría conflictos con varios sectores que se considerarían los más afectados por la medida. Pero se advierte que se trata de un cálculo político-electoral.

Todo esto lleva a una afirmación similar a la del periodista Joaquín Morales Solá, dirigida al Gobierno argentino: “Se están equivocando en la salud” (La Nación, 13 de enero de 2021). Ciertamente, en nuestro país también hay gruesas equivocaciones. Y no solamente es de ahora; hubo abandono del sector de la salud durante los casi 15 años de gobierno del partido hoy en el poder. No se construyeron suficientes hospitales ni postas sanitarias, ni los equiparon adecuadamente. Tampoco el porcentaje para este sector llegó a la meta propuesta de asignarle el 10% del presupuesto nacional.

Las contradicciones, las medidas precipitadas, las divisiones internas en el oficialismo, la falta de un programa de gobierno realizable y las diversas corrientes en los “movimientos sociales”, no auguran una gestión responsable y capaz de lidiar con esta terrible pandemia.



Comentarios