Escucha esta nota aquí

La salud y la economía este 2021 dependerán de la capacidad de controlar la pandemia del coronavirus a través de la vacuna, coincidieron autoridades de Gobierno y especialistas en salud.

El ministro de Salud, Édgar Pozo, en un contacto con este medio, admitió que el Estado deberá librar “una lucha sin cuartel” para frenar la expansión de la pandemia del Covid-19 en el país.

En ese ámbito, la autoridad explicó que esa guerra apuntará a dos ejes. El primero tiene que ver con la detección temprana del virus. “Mejoramos el sistema de diagnóstico rápido con las pruebas que distribuimos ahora”.

La autoridad se refiere a que el último día de 2020 llegó al país un lote de al menos 40.000 pruebas de antígenos a través de hisopado nasofaríngeo, que “permite diagnosticar más rápido, con lo que el paciente recibirá el tratamiento urgente y evitará llegar a terapia intensiva”.

El Gobierno anunció que lo de ayer fue solo la primera entrega. Se alcanzará un total de un millón y medio de pruebas que se aplicarán de forma gratuita.

El presidente Luis Arce Catacora confirmó la suscripción de un contrato para la llegada de más de cinco millones de vacunas rusas.

“Se firmaron acuerdos con fábricas en ese país, y esto significa otro mecanismo de lucha contra la enfermedad”, aseguró el ministro.

Este medio consultó a la autoridad de que esa cantidad no abastece en un país como Bolivia, que tiene más de 11 millones de habitantes.

El ministro aclaró primero que un pequeño lote de 6 .000 dosis de vacunas rusas llegará en no más de 20 días, mientras que el resto estará en Bolivia hasta fines de febrero o principios de marzo.

“Las vacunas rusas inmunizarán a una importante parte de la población, efectivamente no a toda. Para ello, estamos suscritos al programa Covax que proyecta vacunar a 2,8 millones de personas”, complementó.

Pozo advirtió las adquisiciones de otras vacunas y optar por otras alternativas como Covax siempre están abiertas, porque el objetivo es vacunar a todos”.

El 2 de diciembre, el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, Jarbas Barbosa, anunció que se entregará “sin cargo” las inmunizaciones a 10 países, entre ellos Bolivia.

“En nuestra región tenemos 27 países que pagarán por las vacunas, y diez naciones que la recibirán sin pagar porque, bajo criterios económicos, son los países más pobres o porque por su pequeña población tienen más dificultad de acceso. Son criterios del Banco Mundial que está utilizando la Alianza para las Vacunas Gavi, que lidera el Covax”, afirmó. Las diez naciones son Bolivia, Dominica, El Salvador, Granada, Guyana, Haití, Honduras, Nicaragua, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas.

Por las redes sociales, allegados a la expresidenta Jeanine Áñez distribuyeron un comunicado en el que hicieron notar que ella fue quien gestionó que Bolivia forma parte de Covax. Un comunicado cuestionó a Luis Arce y señaló que debe responder: ¿por qué decide comprar vacunas sin pruebas de eficiencia y seguridad si Naciones Unidas le ofrece regalarle vacunas que han cumplido las tres fases de pruebas clínicas? ¿Es simplemente por llevar la contra al gobierno de Añez?, ¿sobra la plata o se planea un negociado? ”.

El ministro de Salud respondió que Jeanine Áñez lo máximo que hizo fue enviar notas y establecer contactos, pero nada más.

“Debo aclarar que los acuerdos con gobiernos y centros farmacéuticos no son cuestión de días, son meses de negociaciones. Más bien que ganamos tiempo, hicimos esfuerzos desde la Cancillería, Economía, Salud, Justicia, para lograr la firma del contrato. Otra gestión fue asegurarnos de las vacunas Covax. Hallamos notas suscritas por ministros de la anterior gestión, pero ahí quedó. No hubo seguimiento. Pretender decir que se ha gestionado eso es absolutamente falso”, insistió.

En lo económico, el Gobierno contempla pasar de un decrecimiento de la economía (-10%) a un 4,8% en el crecimiento del Producto Bruto Interno (PIB), para la próxima gestión.

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias, Ibo Blazicevic, coincidió en que el país comenzará a crecer nuevamente, pero más lento, entre 3 y 4%.

“El rebrote afectará a la economía porque puede generar una nueva cuarentena”, adelantó. Blacicevic dijo que todo dependerá de las vacunas. “No llegarán hasta marzo, lo que nos adelanta que posibles medidas de confinamiento, cierre de fronteras, nos afecte”. Por ello, el arranque será lento, pero garantizó que en la medida de que el gobierno pueda inmunizar a la población, la economía comenzará a despegar.

Comentarios